PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición en la edad adulta (40-65 años)
Las necesidades nutricionales varían en cada etapa de la vida. Si eres un adulto de entre 40 y 65 años, te explicamos qué alimentos debe incluir tu dieta, y qué errores dietéticos evitar para tener una buena salud.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Necesidades nutricionales en la edad adulta

Una mujer de mediana edad lee un libro de recetas en la cocina

En los adultos de entre 40 y 65 años son muy importantes micronutrientes como el calcio y la vitamina D, por ser factores preventivos de osteoporosis.

La edad adulta es un amplio periodo que abarca alrededor de 25 años -entre los 40 y los 65 años de edad-, lo que implica una gran variabilidad de características personales; además, los hábitos previos de cada individuo van a condicionar, para bien o para mal, su estado de salud y bienestar. Tanto la alimentación, como el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas, o la práctica regular de ejercicio, determinan el estado de forma física y anímica con el que se afronta esta etapa de la vida.

Es frecuente llegar a este periodo con una familia establecida: pareja, hijos, o nietos, y múltiples obligaciones profesionales, familiares, económicas…, y este cúmulo de responsabilidades puede hacer que prestemos mucho cuidado y esmero a aquellas personas que están a nuestro cargo, pero no la atención debida a nosotros mismos y nuestras necesidades.

Los requerimientos, tanto energéticos como nutricionales, en esta etapa, varían en función de muchos factores: sexo, edad, actividad física, composición corporal…, pero estos datos generales te pueden servir de guía.

Necesidades de calorías y nutrientes en adultos

Respecto al aporte de energía, cifras que oscilan entre 1800 kcal y 2500 kcal/día cubren las necesidades de la mayor parte de este sector de la población.

En cuanto a las proteínas, se mantiene la recomendación de valores de 0,8-1 g proteína/kg de peso/día, tal y como sucedía en etapas anteriores. El resto de la energía total deberá ser aportada por hidratos de carbono, en mayor medida los complejos, limitando la cantidad de azúcares sencillos y grasas, también imprescindibles en una dieta equilibrada.

Otros nutriente imprescindible que no conviene olvidar es la fibra dietética, cuya ingesta recomendada es de 25-30 g/día, y que debe ir siempre acompañada por una correcta hidratación, que no sea inferior al 1,5-2 litros de agua al día, lo que supone entre seis y ocho vasos.

En los adultos de entre 40 y 65 años cobran especial importancia algunos micronutrientes, como el calcio y la vitamina D, como factores preventivos de osteoporosis, una enfermedad muy frecuente en esta etapa de la vida, especialmente en mujeres tras la menopausia, así como el potasio y el sodio por su relación con la presión arterial.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD