PUBLICIDAD

Alimentación en el embarazo gemelar
Si estás embarazada de gemelos o mellizos ¿debes comer por tres? Te damos 10 claves nutricionales para cuidarte durante una gestación múltiple, desde los alimentos que debes tomar o evitar, a los suplementos que necesitarás.
Escrito por Caridad Ruiz, Periodista especializada en salud y nutrición

Alimentación en el embarazo gemelar

Alimentación en el embarazo gemelar

Cuando la mujer embarazada recibe la noticia de su doble o triple embarazo, sus preocupaciones se multiplican por dos (o por tres). Una de las inquietudes más frecuentes se refiere a la alimentación: ¿Hay que comer por tres cuando esperamos gemelos o mellizos? ¿Hay alimentos que debo limitar? Para resolver todas las dudas sobre cómo alimentarse durante una gestación múltiple hemos hablado con Ana Checa, nutricionista de la clínica que lleva su nombre en Petrer (Alicante).

  • Debes consumir más calorías que si se espera un solo bebé

    Debes consumir más calorías que si se espera un solo bebé

    En un embarazo de un único bebé se deben ingerir unas 300 calorías de más con respecto a una situación de no embarazo, por lo tanto, cuando se trata de un embarazo gemelar lo recomendable sería el doble, aproximadamente unas 600 calorías”, nos explica la nutricionista. Pero no deben ser calorías vacías, es decir, no deben proceder de alimentos que apenas proporcionan otros nutrientes (patatas fritas tipo chips y otros snacks, pasteles…). ¿Quieres saber a qué equivalen esas calorías de más? Pues, por ejemplo, a un par de manzanas, un puñado pequeño de frutos secos, y dos yogures desnatados. Como verás, aunque te parezcan muchas a priori, en realidad solo tienes que comer un poco más.

  • No tienes que engordar el doble que en un embarazo único

    No tienes que engordar el doble que en un embarazo único

    “El peso que debe engordar la madre está en función de los bebés que geste y del peso inicial que tenía al quedarse embarazada”, nos comenta Ana Checa. Efectivamente si una mujer antes de quedarse embarazada tenía un índice de masa corporal (IMC) que la sitúa en una situación de obesidad, es decir por encima de 30, tendrá que coger menos peso que aquella que tenga un peso adecuado (con un IMC en 25). En cualquier caso, como dice Ana Checa, “los incrementos de peso han de estar regulados por el ginecólogo y gestionados por la nutricionista y se adaptarán siempre de forma absoluta a las circunstancias de cada paciente, siendo porcentualmente muy parecidos en caso de embarazos únicos que de gemelares.

    Este punto a menudo es complicado de entender: la causa de esto se encuentra en que las estructuras de soporte de un embarazo, como son la placenta, el líquido amniótico, etcétera, por supuesto que aumentan su peso en los embarazos múltiples, pero no el doble ni mucho menos”.

  • Cuida tu alimentación para evitar carencias

    Cuida tu alimentación para evitar carencias

    En los embarazos gemelares “pueden surgir carencias nutricionales, pero influirá mucho la alimentación que esté llevando la madre gestante. Cuando hablamos de embarazo múltiple, se deben prestar más atención al ácido fólico, el hierro, el calcio, los ácidos grasos esenciales como el omega 3 y la vitamina D, cuyas demandas se incrementan en este tipo de embarazo”, afirma la nutricionista.

  • Conviene incrementar algunos alimentos…

    Conviene incrementar algunos alimentos…

    “Incrementaría el consumo de verduras, carne, pescado y fruta para que tengamos un correcto aporte de nutrientes para la mama y él bebe”, señala Ana Checa. Por ejemplo, sustituye la guarnición de patatas fritas por ensalada o menestra; en lugar de aderezar la pasta con salsas elaboradas con nata o quesos muy grasos, incluye verduras como tomate frito, pimientos o cebolla; cuando prepares la carne, opta por las más ligeras, pero llenas de proteínas, como el pollo, el pavo o el conejo.

  • …Y evitar otras comidas

    …Y evitar otras comidas

    En el embarazo gemelar o de mellizos “conviene evitar los alimentos ricos en azúcares y alimentos procesados”, aconseja Ana Checa. Por ejemplo, para desayunar cambia el cruasán o la napolitana por una rebanada de pan integral con tomate y aceite. Si te pierden las pizzas, no renuncies a ellas: elabora tú misma la base con harina integral y complétala con tomate frito natural, queso y verduras. La idea es llevar una dieta sana para que los bebés crezcan sin carencias, al tiempo que la salud de la madre no se vea afectada.

  • Los alimentos crudos, prohibidos

    Los alimentos crudos, prohibidos

    Checa recalca que durante la gestación “nada de alimentos crudos para no contraer ninguna enfermedad que perjudique al feto”. Hay enfermedades que se trasmiten a través de alimentos sin cocinar y que pueden resultar graves para el bebé, como la toxoplasmosis. Se trata de una infección por una bacteria que se puede encontrar en la carne cruda. Así, si en los análisis del primer trimestre se detecta que la madre no ha pasado esta enfermedad, debe evitar los embutidos no cocinados y otras carnes crudas (marinados, steak tartar) o muy poco hechas. También conviene prescindir de algunos alimentos sin pasteurizar, como el paté casero, ya que puede trasmitir listeria, una bacteria que puede ser muy peligrosa para el bebé.

  • Aumenta la necesidad de hierro

    Aumenta la necesidad de hierro

    “En los embarazos múltiples la demanda de hierro es significativamente mayor, por lo que deben estar más controladas durante todo el embarazo, realizando análisis de sangre para controlar que las reservas de hierro no bajen y se produzca una anemia ferropénica”, afirma la nutricionista. “El requerimiento de hierro aumenta en el embarazo gemelar, ya que hay una mayor síntesis de glóbulos rojos. Se recomienda entre 30 y 60 mg/dl, si la embarazada padeciera anemia previamente se aumentarían las dosis de hierro”, añade.

  • Deberás tomar más ácido fólico

    Deberás tomar más ácido fólico

    Además de prevenir los defectos del tubo neural, el ácido fólico disminuye el riesgo de aborto y de niños con bajo peso, problemas muy frecuentes en los embarazos múltiples. No olvides empezar a tomar un suplemento de esta vitamina al menos tres meses antes de buscar el embarazo y durante el tiempo que el médico te indique. Son ricos en ácido fólico alimentos como las verduras de hoja oscura, los cítricos, los huevos, las legumbres y los cereales integrales.

  • No te olvides del yodo

    No te olvides del yodo

    Este micronutriente es necesario para la formación de hormonas tiroideas que afectan al funcionamiento de todos los órganos y son fundamentales para el normal desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del bebé. Todo déficit de yodo en la madre durante el periodo de gestación tiene consecuencias negativas e irreversibles en el desarrollo cerebral del bebé. Está demostrado que las carencias de yodo afectan al grado de inteligencia del feto que puede verse, como poco, resentido. Las consecuencias pueden ser aún más graves y causar malformaciones físicas e importantes retrasos psicomotores. Por eso, hoy todos los especialistas recomiendan que se tomen suplementos de yodo en el embarazo y en la lactancia, y en dosis más elevadas si los bebés son dos.

  • Suplementos nutricionales necesarios

    Suplementos nutricionales necesarios

    El ginecólogo te recomendará suplementos de ácido fólico y yodo, y si en los análisis detecta falta de hierro también te recetará algún suplemento con este mineral. También, algunos ginecólogos aconsejan que la madre tome complementos de calcio, ya que las necesidades de dos fetos son mayores que las de un único bebé. Además, en los embarazos gemelares es frecuente que la madre tenga que hacer reposo, lo que favorece la pérdida de calcio por la orina, de ahí que esta necesidad sea un poco mayor en las gestantes múltiples.

Actualizado: 24 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD