PUBLICIDAD

Cafeína durante el embarazo, ¿puedo tomarla?

La cafeína es una sustancia estimulante del sistema nervioso central que pasa al feto durante la gestación. Te explicamos si es seguro consumirla durante el embarazo, qué productos y bebidas la contienen y alternativas para sustituirla.
Embarazada tomando café

Actualizado: 6 de febrero de 2020

Durante el embarazo es normal que en algunos periodos tengas más sueño del habitual. Entre eso, y que posiblemente ya fueras una coffee lover previamente, seguramente te preguntaras si debes renunciar o no a tus tazas de café diarias durante los nueve meses de gestación. Pues bien, vamos a intentar resolverte esta duda tan común en las embarazadas.

La cafeína es una sustancia que encontramos de manera natural en algunos componentes vegetales como los granos de cacao, los granos de café, las hojas de té y algunos tipos de bayas. Se caracteriza por ser una sustancia estimulante del sistema nervioso central, lo que supone que es capaz de ponernos en alerta temporalmente. Es por esto que muchas personas emplean productos con cafeína para mantenerse despiertos o activos. ¿Cuánto dura dicho efecto? Según la EFSA, Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, el efecto estimulante de la cafeína suele comenzar entre 15 y 30 minutos después de la ingestión y durar después entre dos y ocho horas. La duración dependerá del tiempo que tarde el cuerpo en eliminar la cafeína, lo que está condicionado por factores como el peso, la edad o el estado de salud.

La EFSA establece en un máximo de 400 mg al día la cantidad de cafeína que no tiene efectos perjudiciales para la salud de la población general. Ahora bien, dada la capacidad excitante de la cafeína, ¿se pueden tomar productos con cafeína durante el embarazo

¿Es seguro tomar cafeína durante la gestación?

Es muy difícil encontrar trabajos de investigación que evalúen a fondo los efectos de tomar cafeína en el caso de las embarazadas. En 2015, por ejemplo, se publicaba un estudio (‘Los efectos de un consumo materno de cafeína restringido sobre los desenlaces fetales, neonatales y gestacionales’) que analizaba los efectos del consumo de este tipo de sustancias durante el embarazo. La conclusión del estudio era que no habían encontrado pruebas suficientes para confirmar o refutar la efectividad de evitar la cafeína en el peso al nacer u otros resultados del embarazo, y creían que era necesario realizar para determinar si la cafeína tiene algún efecto en el resultado del embarazo. Tres años después, en 2018, la revista The American Journal of Clinical Nutrition publicaba una investigación en la que los autores recomendaban suprimir o reducir al mínimo el consumo de cafeína por parte de las embarazadas, ya que encontraron que esta sustancia aumentaba el riesgo de tener un parto prematuro y de bajo peso al nacer, entre otros.

Los expertos coinciden en que se debe reducir la dosis de cafeína en embarazadas por debajo de los 200 mg diarios

Otro estudio capitaneado por investigadores del Instituto Noruego de Salud Pública analizó la ingesta de cafeína materna durante el embarazo y el sobrepeso posterior del bebé al llegar a la infancia. Su conclusión fue que el riesgo de sobrepeso en la infancia aumentaba con la ingesta de cafeína materna, sin un umbral aparente. “El consumo de cafeína materna superior a 200 mg al día durante el embarazo se asoció con una alta velocidad de aumento de peso a partir de los primeros meses de vida y un IMC más alto durante la infancia. Nuestros hallazgos respaldan la recomendación de limitar la ingesta de cafeína durante el embarazo (<200 mg / día)”, señalaban.

Embarazada rechazando un vaso de cola por tener cafeína

Sara Garcés, dietista y autora de ‘Come, vive, muere’ (Círculo Rojo), considera que se puede tomar durante la gestación, pero siempre controlando la dosis, igual que en la lactancia, para evitar posibles riesgos. “El consenso de los expertos coincide en que se debe reducir la dosis por debajo de los 200 mg diarios, ya que de lo contrario, no está claro que no pueda haber riesgos asociados como el retraso en el crecimiento del feto o el bajo peso al nacer”, explica. Esta cantidad “moderada” de cafeína podría traducirse en dos tazas de té o de una a dos tazas de café al día (en función del tipo de café y si es en versión larga o corta).

Cafeína en el café

Embarazadas, atentas, no sólo el café tiene cafeína

Para la dietista Sara Garcés es importante destacar que aunque relacionamos siempre la cafeína con el café, no sólo éste contiene cafeína, también hay otros productos que contienen esta sustancia estimulante como pueden ser el , el chocolate, los refrescos de cola y las bebidas energizantes. Con respecto a estas últimas, además de cafeína contienen otros ingredientes como son la taurina y la D-glucurono-γ-lactona, por lo que no se recomienda su consumo en mujeres embarazadas.

El consumo de bebidas energizantes, que incluyen además de cafeína, taurina y otros compuestos, no es recomendable durante el embarazo

Para muchas personas el consumo de café o de té se convierte en un hábito agradable. En el caso de mujeres embarazadas que deciden no tomar este tipo de productos durante el periodo de gestación, ¿con qué alternativas pueden contar? Pues hay un montón de bebidas que no contienen cafeína y pueden pasar por sustitutos del café y de otras bebidas que sí la llevan. Eso sí, obviamente, sin el efecto excitante de la cafeína.

  • Achicoria

    La bebida de achicoria, por ejemplo, es muy similar al regusto que deja el café.

  • Rooibos

    Las infusiones de rooibos, una planta de origen sudafricano, son una deliciosa alternativa al té. Puede tomarse sola o con un poquito de bebida vegetal o leche de vaca.

  • Embarazada tomando un vaso de leche

    Otra alternativa al café o al té podría ser una vaso de leche o de bebida vegetal con cacao puro sin azúcares añadidos. Aunque es cierto que el cacao sí contiene cafeína, lo contiene en dosis tan bajas que tendríamos que tomarnos una docena de vasos para alcanzar ese límite de 200 mg.

Por último, cabe mencionar que hay otro tipo de productos que contienen cafeína pero que suelen pasar totalmente desapercibidos. Es el caso de algunos medicamentos de venta sin receta y algunos cosméticos (especialmente contornos de ojos). Aunque la idea imperante es que lo más adecuado es evitar el uso de estos productos en mujeres embarazadas como medida preventiva, la realidad es que no hay estudios que hayan demostrado los efectos de cosméticos o medicamentos con cafeína durante el embarazo. Tampoco sobre las cantidades que el cuerpo absorbe en estos casos. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD