Google+
YouTube

Dieta y nutrición

Vigorexia
Escrito por Olga Díez Jambrina, bióloga
En la vigorexia, a la adicción al ejercicio se suma una ingesta exagerada de proteínas y carbohidratos y el consumo abusivo de esteroides anabólicos con el fin de aumentar la masa muscular. Estos son sus peligros.

Vigorexia

¿Qué es la vigorexia?

La vigorexia es un trastorno mental en el que la persona se obsesiona por su estado físico hasta niveles patológicos. Estas personas tienen una visión distorsionada de ellos mismos y se ven débiles y enclenques. Por este motivo, el trastorno incide directamente sobre su conducta alimentaria y sus hábitos de vida, y se caracteriza por realizar una actividad física extrema, abandonando las relaciones sociales y descuidando otros aspectos de su vida, para dedicar todo su tiempo a entrenar.

La adicción al ejercicio se acompaña de una ingesta exagerada de proteínas y carbohidratos y el consumo abusivo de sustancias como esteroides anabólicos, con el fin de aumentar la masa muscular y conseguir un cuerpo musculoso. Este trastorno también se conoce como complejo de Adonis, anorexia invertida o dismorfia muscular.

La vigorexia, que no está reconocida como enfermedad por la comunidad médica internacional, afecta mayoritariamente a hombres jóvenes, con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años. Su incidencia es de cuatro de cada diez mil personas.

Causas de la vigorexia

La vigorexia puede estar ocasionada por problemas fisiológicos o emocionales, casi siempre relacionados con el entorno del afectado.

Los problemas fisiológicos están asociados a trastornos en las hormonas y los mediadores de la trasmisión nerviosa del Sistema Nervioso Central.

En el caso de que este trastorno aparezca vinculado a la relación del paciente con su entorno, se encuentran implicados factores sociales, culturales y educativos, que influyen para que el individuo desarrolle un tipo de personalidad obsesiva.

 
Actualizado: 19/02/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Pilar Benítez

Experta en nutrición energética

“Mi método da claves para entender qué efectos nos hace lo que comemos, y ayuda a escoger cada alimento con un sentido y un propósito.”

 

60% del calcio de la dieta no llega a incorporarse a los huesos

El organismo lo elimina de forma natural, y para conseguir la cantidad recomendada diaria, y que el calcio se fije a los huesos, se deben incluir otros nutrientes en la dieta, como las vitaminas D y K .

Fuente: 'Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM)'

 

PUBLICIDAD