PUBLICIDAD

Embarazo
Rotura de aguas
Existen infinidad de ideas preconcebidas y tópicos sobre la rotura de aguas, una fase inicial del parto que no tiene reglas fijas y que, si ocurre antes de tiempo, es peligroso. Te contamos todo lo que necesitas saber.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Qué significa romper aguas

Las famosas aguas que se rompen en una expresión tan antigua como certera, no son tal, sino líquido amniótico, que es el fluido en el que flota el bebé dentro del útero materno y cuyo continente es el saco amniótico.

Esta sustancia cumple un papel fundamental en la gestación, ya que mantiene al feto calentito, le permite moverse, le protege de golpes y sacudidas, ayuda a que se formen sus pulmones e incluso lo alimenta ocasionalmente. La cantidad varía según avanza el embarazo y lo normal al llegar a término es que el bebé esté rodeado de unos 600 ml de líquido amniótico, compuesto al principio por plasma sanguíneo materno y después, en un 90 por ciento, por orina del feto.

Poco antes del parto o durante su primera fase, no hay reglas fijas, la bolsa amniótica se rompe debido a la presión de la cabeza del bebé sobre sus membranas o por las primeras contracciones. El resultado: la expulsión espontánea, involuntaria e indolora por la vagina de una gran cantidad de líquido acuoso, clarito e inodoro, una escena mil veces repetida en cualquier película o serie con una parturienta de por medio y que se asemeja bastante a la realidad, lo que popularmente se conoce como ‘romper aguas’.

Mas inusual, pero posible, es que la bolsa no se rompa, sino que se fisure, en cuyo caso sale poco líquido de forma discontinua, pérdidas que podemos confundir con orina o flujo vaginal. Si no lo tienes claro, lo mejor es que te revisen lo antes posible en el hospital.

Etiquetas: 

Actualizado: 22 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

52,4%
se ha reducido la concentración espermática en los hombres occidentales en los últimos 40 años
'Fuente: 'Human Reproduction Update''