Síndrome de aspiración meconial
Antes o después del parto, el bebé puede sufrir el síndrome de aspiración meconial, un trastorno respiratorio cuyas consecuencias pueden ser graves para el recién nacido. Descubre qué lo causa y cómo actuar.

Qué es el síndrome de aspiración meconial y causas

Ilustración del síndrome de aspiración meconial
Si el bebé hace su primera deposición meconial antes de nacer y al pasar a través del canal del parto aspira el meconio, éste podría obstruir sus bronquios.

Actualizado: 29 de septiembre de 2022

El síndrome de aspiración meconial (SAM) es el trastorno respiratorio que sufre el recién nacido por el paso de meconio a su vía respiratoria, bien intraútero o bien en el momento del parto. Pese a que es algo poco frecuente, sus consecuencias pueden ser muy graves para la salud del bebé. Te contamos cuáles son sus causas, manifestaciones clínicas, cómo prevenirlo y cuál es su tratamiento.

PUBLICIDAD

Llamamos meconio a las primeras deposiciones (heces) del recién nacido. El meconio es una sustancia negra-verdosa que se forma poco a poco en el intestino del bebé a lo largo de todo el embarazo. Está formado por una mezcla de líquido amniótico, bilis y células desprendidas del tubo digestivo que va adquiriendo una consistencia característicamente compacta y muy pegajosa. Durante el embarazo, la nutrición del bebé se realiza exclusivamente a través de la placenta, no del aparato digestivo. Sin embargo, sí pueden ingerir pequeñas cantidades de líquido amniótico, lo que irá generando ese residuo intestinal que será el futuro meconio, que en condiciones normales será expulsado una vez el bebé esté fuera del útero materno.

Sin embargo, algunas circunstancias pueden hacer que el bebé haga su primera deposición meconial antes de nacer, dando a las aguas (líquido amniótico) un color verdoso y turbio en lugar del aspecto claro normal. Si durante el paso a través del canal del parto el bebé aspira el meconio y éste pasa a la vía respiratoria (síndrome de aspiración meconial), existe el grave peligro de que obstruya los bronquios produciendo insuficiencia respiratoria aguda, que en algunos casos puede ser mortal.

PUBLICIDAD

Aproximadamente entre un 5-15% de los partos existe líquido amniótico meconial, pero sólo un 5% de ellos desarrollarán un SAM. Afortunadamente, la vigilancia médica del parto en los hospitales ha disminuido su incidencia.

Mujer durante el parto
El estrés o sufrimiento fetal antes o durante el parto pueden hacer que el bebé realice su primera deposición estando aún en el vientre materno.

Causas del síndrome de aspiración meconial

En circunstancias habituales, cuando un parto transcurre de forma normal, el bebé no inicia sus deposiciones hasta que ha salido del útero materno. Sin embargo, las situaciones que favorecen el estrés o sufrimiento fetal durante el parto pueden hacer que el esfínter anal se relaje, con lo que el feto realiza su primera deposición estando todavía dentro del vientre de su madre, pudiendo dar lugar al peligroso síndrome de aspiración meconial (SAM).

PUBLICIDAD

Cualquier situación que favorezca la falta de oxígeno (o hipoxia) durante el trabajo de parto puede acelerar la evacuación de meconio intraútero. Esto se debe a que el feto reserva el poco oxígeno que tiene para sus órganos vitales (corazón, cerebro, hígado…) y relaja el resto de órganos, como el aparato digestivo, lo que puede hacer que se expulse el meconio.

Algunos factores de riesgo que pueden causar o provocar la aparición del síndrome de aspiración de meconio son:

  • Embarazo prolongado: los embarazos más allá de la 41 semanas incrementan el riesgo de líquido amniótico meconial. Por ello cuando una embarazada no ha dado a luz antes de la semana 42, suele ingresar de forma programada para inducción del parto.
  • Hipertensión arterial en la madre (lo que se conoce como preeclampsia y eclampsia).

    PUBLICIDAD

  • Madre con diabetes no controlada.
  • Trabajo de parto prolongado o complicaciones durante el parto que hacen que el expulsivo se alargue: distocias, malposiciones del feto…
  • Ser madre fumadora.
  • Recién nacidos con retraso de crecimiento intrauterino (bebés que son más pequeños que lo que cabría esperar para su edad gestacional).

Creado: 18 de abril de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD