Miedo al parto, ¿cómo evitarlo?
El miedo al parto y la ansiedad que genera pueden prolongar la duración del mismo o aumentar la intensidad del dolor. Para evitarlo, te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a superar tus temores.

Miedo al parto, ¿cómo evitarlo y a qué se debe?

Actualizado: 26 de noviembre de 2021

El miedo al parto es un sentimiento muy común en las mujeres, y no solo entre las embarazadas, aunque en su caso se considera normal sentir cierta aprensión, sobre todo durante el tercer trimestre del embarazo, cuando el día del alumbramiento ya está cerca.

Este miedo, que en la antigüedad estaba fundado en sólidas razones porque era frecuente que las mujeres –e incluso los bebés– murieran durante el parto, persiste en la actualidad a pesar de los grandes avances que se han producido en la medicina y la introducción de la anestesia epidural, que permite minimizar el dolor.

Es un temor que hace que algunas mujeres, aunque deseen tener hijos, eviten quedarse embarazadas y, si se produce un embarazo, exijan que se les practique una cesárea aunque sea innecesaria y, en casos extremos, cuando el miedo se convierte en algo irracional y obsesivo, algunas pueden llegar incluso a interrumpir voluntariamente su embarazo con tal de no parir. Por eso es tan importante saber cómo evitar el miedo al parto.

Y es que, como explica el doctor Miguel Álvaro Navidad, médico adjunto en la Fundación Jiménez Díaz, y vocal de la sección de ecografía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), 'el estado emocional de la gestante es fundamental para afrontar el parto. La gestante debe encontrarse cómoda y sin otra preocupación que el parto, pues se trata de una etapa de especial trascendencia para ella y para el feto'.

Mujer con miedo al parto

Por qué las mujeres tienen miedo al parto

El miedo, en general, es una respuesta biológica del organismo ante situaciones que resultan peligrosas o amenazadoras aunque, como ocurre en el caso del estrés, el peligro no siempre es real, y la intensidad del miedo se debe a la forma en que percibimos esa situación.

El miedo al parto está provocado por diversas causas, pero principalmente se debe a que la mujer, embarazada o no, se preocupa en exceso anticipando sucesos negativos que podrían ocurrir durante el parto.

El doctor Miguel Álvaro Navidad, médico adjunto en la Fundación Jiménez Díaz, y vocal de la sección de ecografía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) afirma que 'el miedo al parto radica en dos circunstancias: la primera en el miedo a lo desconocido -la mujer se encuentra en un entorno desconocido para la mayoría de las gestantes y tiene como principal apoyo la presencia de su pareja- y, la segunda, el miedo a que pueda producirse cualquier complicación'.

Es natural tener miedo ante lo desconocido –cuando eres primeriza–, y ante el dolor u otras complicaciones que se podrían presentar, sobre todo si has tenido experiencias previas negativas. Además, todas las madres se preocupan por el bienestar de su bebé, y temen que pueda lesionarse durante el parto, o que nazca con alguna malformación congénita o enfermedad que no se detectó en las pruebas que le realizaron durante el embarazo.

La episiotomía y sus posibles secuelas, o sufrir un desgarro, una hemorragia, o cualquier otro problema que afecte a la integridad física, son también las causas que con mayor frecuencia se encuentran detrás del miedo al parto; un miedo que, en algunas mujeres, llega a ser patológico, y se convierte en lo que los especialistas denominan tocofobia.

Creado: 21 de enero de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD