PUBLICIDAD

Embarazo
Parto en casa
Parir en casa en lugar de en un hospital es una opción considerada por las parejas que prefieren que este momento sea algo íntimo. Antes de decidirse hay que conocer los riesgos que conlleva y cómo se planifica.
Escrito por Carmen Moreno, Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad

Ventajas de parir en casa

Parto en casa

Que el parto tenga lugar en casa en lugar de en un hospital, previa elección y planificación de la madre o ambos progenitores, es una opción que está comenzando a ser considera por algunas parejas, que prefieren que este momento tan importante se convierta en algo íntimo. Ahora bien, no basta con querer, para que resulte viable se tienen que dar una serie de circunstancias que deberían conocerse antes de tomar esta decisión.

El parto domiciliario no es algo nuevo; se ha estado haciendo hasta hace aproximadamente 50 años, aunque no se trataba de una opción, ya que, en algunos casos, no había otra alternativa. Actualmente, a pesar de que el sistema sanitario ofrece garantías más que suficientes de que el parto se lleve a término de manera exitosa, hay mujeres que consideran que parir en un hospital convierte este momento especial en algo impersonal e incómodo, y prefieren ser atendidas por profesionales en un espacio más íntimo, como su propia casa.

Ventajas de parir en casa

Pero, preferencias aparte, ¿qué ventajas puede reportar un parto en casa? Algunos especialistas afirman que las mujeres se sienten más seguras y arropadas durante el parto si se encuentran en un ambiente conocido e íntimo. Y esto favorece que su cuerpo libere oxitocina (hormona imprescindible en el parto) con mayor facilidad. Por tanto, tener la oportunidad de escoger el lugar que les hace sentirse más seguras para que nazca su hijo facilitará el alumbramiento.

Otra razón que impulsa a algunas mujeres a plantearse dar a luz en su domicilio es que lo consideran más natural y fisiológico, al no contar con tanta intervención médica (inducción del parto, episiotomía, cesárea, etcétera) como se considera que se produce en los centros hospitalarios. Asimismo, estiman que el trato resulta más humano, permite conocer a los especialistas que la asistirán, existe mayor libertad postural durante todo el proceso, y se tiene muy en cuenta el estado emocional de la parturienta, su pareja y familiares.

Por otro lado, también se le atribuyen algunos beneficios para el bebé. Aunque no existen evidencias científicas que lo avalen, parece ser que los niños que nacen en el domicilio sufren menos estrés.

Sin entrar a debate sobre si estas ventajas son más o menos ciertas, la mujer y su pareja (si la tuviera) tienen que saber que el parto en casa no siempre es posible. Deben cumplirse ciertos requisitos, y han de tenerse en cuenta algunas cuestiones básicas, antes de dar este paso.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD