PUBLICIDAD

Embarazo
Subida de la leche: dudas frecuentes
A muchas madres les preocupa el hecho de no poder amamantar a su bebé por falta de leche. Descubre cuándo ‘sube’ la leche, qué hacer si no sucede como esperas o cómo aliviar la congestión del pecho en esta etapa.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

¿Cuándo se produce la subida de la leche y cuáles son sus síntomas?

Aunque el mecanismo hormonal para establecer la lactancia materna se inicia inmediatamente tras el parto, la madre no empieza a notarse el pecho más lleno hasta el tercer o cuarto día.

Lo habitual es que la madre empiece a notar que se le llena el pecho a partir del tercer día del parto, muchas veces cuando ya están en casa. Los síntomas que le indicarán la ‘subida de la leche’ son: aumento en el volumen del pecho, calor local, y sensación de hormigueo en el pezón y la areola.

Los momentos intermedios hasta que la lactancia materna se establece completamente son claves; aunque no se note un pecho lleno y congestionado, sino más bien blando, se está produciendo la sustancia que alimentará al bebé durante las primeras horas y días: el calostro. Éste es rico en anticuerpos, vitaminas y oliegoelementos esenciales para la nutrición del bebé.

El estómago del recién nacido tiene un tamaño aproximado de 5 cc (como una canica), y no necesita grandes volúmenes para alimentarse. Por ello hay que huir de los consejos de las abuelas pidiendo biberones, de los chupetes, y  de los sueros glucosados. Sólo hay que tener paciencia, y ponerse al bebé con frecuencia para que su succión estimule la producción hormonal y vaya tomando el calostro que se segrega inicialmente.

Como explica el Dr. Carlos González en su guía de lactancia ‘Un regalo para toda la vida’, cuando se seguían las estrictas normas de no poner en el pecho al bebé hasta pasadas muchas horas tras el parto, y en horarios rígidos, era frecuente que las madres tuvieran subidas de leche muy bruscas, en las que los pechos se ponían “como piedras”. Incluso esta subida de leche podía acompañarse de fiebre, debida en realidad a la rotura de los conductos por los que circula la leche, consecuencia secundaria al exceso de presión.

Por el contrario, si se siguen las recomendaciones actuales, como iniciar la lactancia en el mismo paritorio y el contacto precoz piel con piel, se pueden evitar estas situaciones traumáticas, ya que el bebé marca su ritmo y va vaciando poco a poco el pecho, sin que llegue a acumularse mucha leche.

Falsos mitos de la subida de la leche

Algunos de los falsos mitos que circulan acerca de la ‘subida de la leche’ son:

"No tengo suficiente leche"

Sólo un 1% de las mujeres presentan una hipogalactia real, lo cual quiere decir que el 99% de las madres pueden amamantar a su bebé.

"No quiero que mi bebé pase hambre"

No está pasando hambre, le estás dando calostro, que es todo lo que su organismo necesita en ese momento.

"No me noto subida de leche, tengo el pecho blando"

Si tu bebé está ganando peso adecuadamente es que está comiendo bien, posiblemente te vacía el pecho tan bien, que ni siquiera te da tiempo a que notes esa "subida".

"En las cesáreas la leche sube más tarde"

Lo que dificulta la lactancia es la separación que se produce entre madre y bebé tras el nacimiento, que impide un inicio precoz del amamantamiento.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD