Cómo elegir el carrito del bebé
Abrumados por la oferta y las modas, muchos padres afrontan la compra del carrito de su bebé como un verdadero calvario. Os ayudamos a descubrir cuál es el modelo que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Cómo elegir el carrito del bebé

Actualizado: 26 de mayo de 2022

¿Qué necesitamos? Tan obvia como necesaria, es la primera pregunta que hay que plantearse cuando tenemos que comprar un carrito de bebé. Porque si no sabemos nada de cochecitos de bebés, nos fijamos sobre todo en la estética, cuando lo importante es que sea práctico, manejable y seguro y, por supuesto, se adapte a nuestro estilo de vida y presupuesto.

PUBLICIDAD

Porque no es lo mismo que sea un bebé que dos (o que se lleven poco tiempo), ni vivir en un piso pequeño en una ciudad muy grande, o en un adosado en una localidad ubicada en el campo; que necesitemos el coche para todos nuestros desplazamientos, o prefiramos el transporte público; también hay que tener en cuenta quién va a llevar el cochecito, nosotros, los abuelos, la niñera…, y cuántos accesorios incluye, ya que cuándo hay que añadir muchos a la factura, la suma total puede ser astronómica. 

Así que, a menos que lo heredemos, es necesario conocer de antemano qué posibilidades nos ofrece el mercado en cuanto a tipos, modelos y precios de carritos de bebés y, sin agobios, elegir el más adecuado para nosotros y nuestro pequeño. Sí, resulta una compra muy gratificante, pero posiblemente estaremos todavía más contentos el día en que dejemos de usarlo o consigamos revenderlo.

Carrito de bebé trío

Carrito de bebé trío, pros y contras: en qué fijarse

El carrito de bebé trío –también llamado tres en uno o combinado– es la opción preferida por la mayoría de los padres ¿En qué consiste? Se trata de un chasis en el que podemos acoplar bien una maxi-cosi (silla en forma de huevo que se usa en desplazamientos cortos y sobre todo para el coche), bien un capazo (parecido al moisés en el que el bebé va acostado), bien una sillita de paseo. También existen versiones dos en uno, sin la maxi-cosi. 

PUBLICIDAD

Cómodos, versátiles y evolutivos, los carritos de bebé trío os pueden servir –si son de buena calidad– hasta que vuestro hijo cumpla los tres o cuatro años (la mayoría aguanta hasta un niño de 15 kg). Otra ventaja: no necesitáis una silla para el coche, y podréis transportar al bebé del coche al carrito y viceversa casi con una mano y sin que se despierte; además, el capazo, por lo menos durante los primeros tres meses, también os servirá de cuna allá donde vayáis, incluido el pasillo de casa.

Os conviene este carrito si tenéis coche y prevéis usarlo a menudo, ya sea para trayectos cortos o largos, y tenéis pensado ampliar la familia a no mucho tardar. Eso sí, aseguraos de que cabe en el maletero y queda espacio para algo más. Si tenéis un ascensor en el edificio de vuestra casa, también debéis cercioraros de que sea suficientemente amplio para que quepa. Además, debéis tener espacio para aparcarlo en casa… junto a todos sus complementos.

PUBLICIDAD

Los inconvenientes del carrito de bebé trío: aunque los fabricantes han hecho grandes progresos, los cochecitos combinados suelen ser grandes y pesados; el capazo y la maxi cosi tienen una duración de vida muy limitada (como mucho nueve meses), y el precio suele ser elevado: entre los 400 y los 1.200 euros aproximadamente, aunque se puede disparar si elegimos un modelo de marca o muy sofisticado.

Mujer embarazada eligiendo un carrito de bebé

Dónde comprar el carrito del bebé y qué tener en cuenta

Hoy en día tenemos muchas opciones dónde comprar el cochecito para nuestro pequeño:

  • Podemos comprar el carrito de bebé por Internet (ojo con los gastos de transporte y el servicio postventa, a veces inexistente).
  • En una gran superficie, cuyos modelos suelen ser más económicos pero más frágiles.

    PUBLICIDAD

  • En una tienda de segunda mano, en cuyo caso debemos comprobar que está en perfecto estado.
  • En una tienda de puericultura especializada, que es la opción preferible, ya que allí nos atenderán profesionales que conocen sus productos, nos pueden aconsejar bien, y a quien podemos acudir en caso de problemas o si tenemos que comprar algún accesorio.

Una vez allí, sin prisa y teniendo claro el tipo de carrito de bebé que queremos, debemos darnos unas vueltas con él. Así comprobaremos su maniobrabilidad, cómo frena, si nos resulta cómodo el manillar y su altura, qué posiciones tiene y cómo se cambian, etcétera.

Otra acción imprescindible será plegarlo y desplegarlo, operación que no debería resultarnos complicada, pero que hay que practicar (descartar de inmediato si tardamos más de diez minutos y acabamos sudando); también podemos probar a ponerle y quitarlo el capazo, la maxi-cosi y los accesorios –a veces una capota puede dar mucha lata–, y, fundamental: ver cuánto ocupa en el maletero del coche.

carrito de bebé

Además, más allá de la estética, existen varios detalles que no podemos dejar de tener en cuenta: 

PUBLICIDAD

  • Tiene que llevar el distintivo que especifica que cumple con las normas de seguridad europeas (EN 2888: 2003 A1 a A3 :2005).
  • La tapicería debe ser acolchada y transpirable, y se tiene que poder desenfundar y lavar fácilmente. 
  • Cinturones: el niño tiene que ir bien sujeto, pero ponérselo y quitárselo no debe ser un suplicio.
  • Debe contar con sitio para poner una bolsa con todos lo necesario para el niño. Además, si tiene un espacio abajo para meter cosas, mejor que mejor.

Creado: 27 de junio de 2013

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD