PUBLICIDAD

Bebés y niños
Método Madre Canguro
Es económico, fácil de poner en práctica y una buena alternativa a las incubadoras. Te explicamos qué es, sus principales beneficios y cómo se aplica el Método Madre Canguro, ideal para niños prematuros.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Qué es el Método Madre Canguro

En España, uno de cada diez bebés es prematuro, es decir, nace antes de la semana 37 de gestación (un embarazo normal dura entre 37 y 42 semanas), una estadística que no para de crecer debido al aumento de las fecundaciones "in vitro" y sus embarazos múltiples y a la maternidad tardía. Se trata de bebés frágiles, de bajo peso y que necesitan cuidados especiales. Uno de los mejores es el Método Madre Canguro (MMC), que consiste en colocar a estos bebés encima del pecho de sus progenitores, en contacto directo con su piel, el máximo tiempo posible, y alimentarle con leche materna. Sin duda, una manera sencilla y barata de estimular su desarrollo y crear vínculos afectivos.

Origen colombiano

El Método Madre Canguro proviene de Colombia, de los pediatras Edgar Rey y Héctor Martínez, quienes en 1979, y ante la falta de medios en su país, idearon esta alternativa a las incubadoras. Se inspiraron para ello en las crías de los canguros, de apenas tres centímetros al nacer, que terminan su gestación dentro de la bolsa materna, el marsupio. Allí encuentran alimento, calor, descanso, seguridad… justo el efecto que perseguían.

Desde entonces, la idea de estos pediatras colombianos se ha difundido por todo el mundo y ha sido apoyada tanto por UNICEF como por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha editado una guía práctica sobre cómo llevar a cabo el Método Canguro.

Esta técnica es aplicable en cualquier país con independencia de su grado de desarrollo, aunque no todos la aplican de la misma manera. Así, en general, en los más avanzados no se practica las 24 horas, como propugnan sus creadores, sino que se emplea como complemento de las incubadoras y demás cuidados médicos. De hecho, en la mayoría de las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) españolas se aplica el Método Madre Canguro intermitente: el bebé prematuro se coloca durante un tiempo más o menos largo –cada UCIN tiene sus propias normas– sobre la piel de la madre o del padre y se cubre con la propia ropa de los padres o con algún cobertor. En general, se espera a que el bebé esté estable para poder empezar. Lo ideal después es proseguir con el MMC cuando el niño está en cuidados intermedios e incluso cuando es dado de alta con la ayuda de fajas especiales.

En otros países, como Colombia, Suecia o Sudáfrica, el MMC es continuo (24 horas) cuando el equipo que atiende al niño considera que el bebé está preparado para iniciarlo. Sus hospitales cuentan con habitaciones especialmente acondicionadas y sistemas de monitorización que permiten la vigilancia del niño aunque esté con la madre.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''