PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de Korsakoff
El consumo excesivo y crónico de alcohol, y el consecuente déficit de vitamina B1 que esto provoca, puede derivar en la aparición del Síndrome de Korsakoff, un problema que causa importantes afectaciones neuronales.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Tratamiento del síndrome de Korsakoff

Al ser la avitaminosis o falta de vitamina B1 su causa principal, el tratamiento del síndrome de Korsakoff debe de incidir precisamente en ayudar al organismo a recuperar los niveles normales de esta vitamina, para lo cual se le ha de administrar al paciente tanto por vía oral como a través de inyecciones. Además, esta acción se ha de complementar con otras sustancias que el afectado de Korsakoff ha ido perdiendo con el tiempo, como el magnesio, potasio o cinc, todo ello para ayudar a restablecer en su organismo los niveles previos a la aparición del síndrome.

Como se trata de un síndrome que muestra sus síntomas pasados unos años desde que se inició el consumo crónico de alcohol, sus efectos van a ir disminuyendo con el tratamiento poco a poco, pero en algunos casos no se va a poder recuperar del todo, sobre todo cuando el síndrome está muy avanzado o la persona es muy mayor, pudiendo mostrar deficiencias importantes en la memoria, a pesar de haber recuperado unos niveles normales de vitamina B1.

Igualmente y como parte del tratamiento del síndrome de Korsakoff, el paciente debe de pasar por un período de desintoxicación que conlleva varias fases, de forma que radicalmente deje de consumir alcohol. Normalmente se trata de un proceso que requiere de acompañamiento terapéutico, y con el tiempo se ha de aprender a resistirse a dicho hábito, ya que de nada sirve el tratamiento anterior si se consume alcohol, el cual expulsa del organismo la vitamina B1.

Al tratarse de una afección crónica, la recuperación también va a requerir de bastante tiempo para que se observen sus efectos, siendo necesario en algunos casos la intervención mediante estrategias para aprender a compensar sus deficiencias de memoria con técnicas que le permitan llevar una vida lo más normal posible, lo que le facilite la integración social, tan dañada durante el proceso del síndrome, en donde se ha podido perder el trabajo, los amigos e incluso la familia.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD