PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

La contaminación del aire aumenta las rinosinusitis crónicas

La rinosinusitis crónica y la rinitis alérgica aumentan en áreas donde la contaminación ambiental es elevada. Los expertos alertan de que, pese a no ser enfermedades graves, limitan mucho la calidad de vida de los afectados.
Mujer padece rinosinusitis crónica

El epitelio respiratorio se inflama con la contaminación.

29 de Marzo de 2017

La evidencia científica señala que la contaminación mata a millones de personas cada año en todo el mundo y es una de las principales causas de diversas enfermedades, principalmente las que están relacionadas con el sistema respiratorio. Entre ellas, los expertos encuentran un aumento significativo de la rinosinusitis crónica y la rinitis alérgica, patologías que consisten en la hinchazón de las fosas nasales y que, aunque no son enfermedades que comprometan la vida de los pacientes, sí limitan mucho su calidad de vida.

La razón de esa relación entre contaminación y rinosinusitis se encuentra en que el epitelio respiratorio se inflama por el contacto con aire contaminado, y esto aumenta de manera importante la penetrabilidad de los alérgenos y disminuye la capacidad del organismo para eliminarlos mediante el sistema mucociliar, uno de los engranajes de defensa más importantes de las vías aéreas.

La contaminación aumenta de manera significativa la penetrabilidad de los alérgenos, y disminuye la capacidad de eliminación de los mismos por el sistema mucociliar

Sobre este tema se habló durante la XIX Reunión de Primavera de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), celebrada en Barcelona los pasados 24 y 25 de marzo, donde además se presentaron los últimos conocimientos científicos con respecto a estas enfermedades, subdiagnosticadas en muchos casos, y que afectan mayoritariamente a las mujeres.

Diagnóstico y tratamiento de la rinosinusitis

Para la evaluación clínica y el posterior diagnóstico suele ser habitual la realización de una endoscopia nasal, ya que permite observar signos evidentes de rinosinusitis como el edema y la obstrucción primaria de la mucosa del meato medio, la presencia de moco y pus, o la presencia de pólipos. Previamente, el análisis de los síntomas: congestión nasal, con o sin rinorrea, posible sensación de presión facial y cefalea, alteraciones olfativas, tos y sensación de fatiga, insomnio, o ronquidos, entre otros.

Desde la SEORL informan de que, una vez establecido el diagnóstico, el tratamiento de la rinosinusitis depende del tipo y duración de la misma, y comprende desde antibióticos, corticoides inhalados, lavados nasales, o antihistamínicos, hasta el tratamiento quirúrgico; siendo este último el menos habitual ya que, según las últimas evidencias, al tener una causa idiopática detrás, la sintomatología habitual relacionada con esta enfermedad mejora durante un tiempo, pero después pueden volver a aparecer la inflamación y las consecuencias asociadas.

Restricción del tráfico para prevenir enfermedades respiratorias

La SEORL, en base a los últimos estudios científicos relacionados con el impacto de la contaminación en el sistema respiratorio, sostiene que las áreas urbanas son más proclives que las rurales a que aparezcan este tipo de enfermedades. Por ello, mantienen que medidas taxativas con respecto a la restricción del tráfico en las ciudades, como las que se han llevado a cabo en Madrid y Barcelona, por ejemplo, son muy positivas para la salud de la población en general.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''