PUBLICIDAD

Los peligros del bisfenol A

El bisfenol A se usa para elaborar envases plásticos para alimentos y bebidas, a los que puede transferirse en pequeñas cantidades. Varios estudios intentan determinar su toxicidad y poner límites a su exposición.
Los peligros del bisfenol A

Biberón recubierto interiormente de bisfenol A

El bisfenol A (BPA) es una sustancia química que se usa para elaborar algunos tipos de plásticos y resinas, con los que se fabrican envases para alimentos y bebidas, o se recubre el interior de latas de conserva o biberones.

Su toxicidad y los efectos que tiene sobre la salud han convertido a este plastificante en objeto de debate, y desde hace años se realizan estudios para determinar los peligros que implica su contacto diario para los seres humanos, ya que se ha comprobado que el bisfenol A de los envases puede transferirse en pequeñas cantidades a los alimentos y bebidas.

En un estudio promovido por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en 2013 que evaluó las posibles fuentes de exposición al bisfenol –alimentarias y no alimentarias–, y por diversas vías –oral, inhalación o a través de la piel– de la población europea, se concluyó que la dieta era la fuente de exposición primordial a esta sustancia.

Posibles peligros del bisfenol A

El bisfenol A se considera un disruptor endocrino, es decir, que tiene la capacidad para interactuar con hormonas del cuerpo humano, como por ejemplo los estrógenos –hormonas sexuales femeninas–, y podría por lo tanto afectar a la fertilidad, el aparato reproductor y el sistema endocrino.

Algunas investigaciones, como una realizada recientemente en la Universidad de Illinois en Chicago (Estados Unidos), y publicada en Endocrinology, han alertado sobre los efectos perjudiciales que puede tener la exposición a BPA sobre el feto en desarrollo, porque se relaciona a esta sustancia, que imita la acción de los estrógenos en el organismo, con diversos tipos de cáncer, como el cáncer de próstata, en modelos de ratones.

Hay estudios en modelos de ratones que relacionan el bisfenol A con diversos tipos de cáncer, como el cáncer de próstata

En 2011, la Comisión Europea aprobó una restricción al uso de BPA para fabricar biberones, con el objetivo de limitar la exposición de los bebés a esta sustancia, al considerar que los menores de seis meses no habían desarrollado un sistema de eliminación completo para liberarse con eficacia de la misma.

Tras analizar diversos estudios la EFSA ha concluido recientemente que puede existir una relación entre la exposición al bisfenol A y algunas alteraciones observadas en riñón, hígado y glándulas mamarias en animales, y ha reducido la ingesta diaria tolerable (IDT), que estableció en 0,05 miligramos por kilo (mg/kg) de peso corporal en 2006, a 0,005 mg/kg peso corporal/día.

Aunque la EFSA ha insistido en que actualmente no hay riesgos para la salud de la población europea porque la exposición al bisfenol A está en niveles que no considera peligrosos –entre tres y cinco veces por debajo de los límites de seguridad recomendados–, también reconoce que podría ser un problema a largo plazo a tenor de las evidencias científicas que continúan apareciendo, por lo que sus conclusiones al respecto son preliminares y están sujetas a nuevos análisis de riesgos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de los casos de psoriasis se manifiestan antes de los 20 años de edad
'Fuente: 'Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)''

PUBLICIDAD