Nuevo tratamiento podría revertir la caída del cabello por alopecia areata

Desarrollan un potencial nuevo tratamiento para la alopecia areata que consiste en un parche de microagujas que administra moléculas que enseñan al sistema inmunitario a no atacar a los folículos pilosos, lo que ayuda a que el cabello vuelva a crecer.
Hombre joven observa en el espejo zonas sin cabello en su cabeza

10/05/2024

La alopecia areata es una afección autoinmune que provoca la caída del cabello y que pueden sufrir personas de todas las edades, incluidos los niños. Para la mayoría de los afectados por este tipo de pérdida del cabello no existe un tratamiento eficaz, pero ahora investigadores del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), el Hospital Brigham and Women's y la Facultad de Medicina de Harvard han desarrollado una nueva terapia que podría solucionar este problema.

PUBLICIDAD

El nuevo tratamiento consiste en un parche con microagujas que se puede aplicar sin dolor en el cuero cabelludo y libera medicamentos que ayudan a reequilibrar la respuesta inmune en la zona, frenando el ataque autoinmune. En un estudio con ratones, los investigadores encontraron que este tratamiento permitió que el cabello volviera a crecer y redujo drásticamente la inflamación en el sitio del tratamiento, al tiempo que evitó los efectos inmunológicos sistémicos en otras partes del cuerpo.

Esta estrategia también podría adaptarse para tratar otras enfermedades autoinmunes de la piel como el vitíligo, la dermatitis atópica y la psoriasis, afirman los investigadores. Artzi y Jamil R. Azzi, profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y el Hospital Brigham and Women's, son los autores principales del nuevo estudio, que se ha publicado en la revista Advanced Materials.

PUBLICIDAD

"Este enfoque innovador marca un cambio de paradigma. En lugar de suprimir el sistema inmunológico, ahora nos estamos centrando en regularlo precisamente en el sitio de encuentro con el antígeno para generar tolerancia inmune", dice Natalie Artzi, científica investigadora principal en el Instituto de Ingeniería y Ciencias Médicas del MIT, profesora asociada de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y Brigham and Women's Hospital y miembro asociado de la facultad del Instituto Wyss de la Universidad de Harvard.

Una potencial terapia contra la alopecia y otras enfermedades de la piel

La alopecia areata se produce cuando las propias células T del cuerpo atacan los folículos pilosos, lo que tiene como consecuencia que el cabello se caiga. El único tratamiento disponible para la mayoría de los pacientes (inyecciones de esteroides inmunosupresores en el cuero cabelludo) es doloroso y los pacientes a menudo no lo toleran.

PUBLICIDAD

Algunos pacientes con alopecia areata y otras enfermedades autoinmunes de la piel también pueden ser tratados con inmunosupresores, medicamentos que se administran por vía oral, pero que conducen a una supresión generalizada del sistema inmunológico, lo que puede tener efectos secundarios adversos. "Este enfoque silencia todo el sistema inmunológico, ofreciendo alivio de los síntomas de inflamación, pero provocando recurrencias frecuentes. Además, aumenta la susceptibilidad a infecciones, enfermedades cardiovasculares y cáncer", dice Artzi.

Hace unos años, en una reunión de un grupo de trabajo en Washington, Artzi estaba sentado junto a Azzi, un inmunólogo y médico de trasplantes que buscaba nuevas formas de administrar medicamentos directamente a la piel para tratar enfermedades relacionadas con la piel. Su conversación condujo a una nueva colaboración y los dos laboratorios unieron fuerzas para trabajar en un parche de microagujas que administrara medicamentos a la piel. En 2021, informaron que dicho parche se puede utilizar para prevenir el rechazo después de un trasplante de piel. En el nuevo estudio, comenzaron a aplicar este enfoque a los trastornos cutáneos autoinmunes.

PUBLICIDAD

"La piel es el único órgano de nuestro cuerpo que podemos ver y tocar y, sin embargo, cuando se trata de administración de medicamentos a la piel, volvimos a la administración sistémica. Vimos un gran potencial en la utilización del parche de microagujas para reprogramar el sistema inmunológico localmente", dice Azzi.

En los ratones tratados con este parche cada dos días durante tres semanas el cabello pudo volver a crecer y este crecimiento se mantuvo durante varias semanas después de finalizar el tratamiento

Los parches de microagujas utilizados en este estudio están hechos de ácido hialurónico reticulado con polietilenglicol. (PEG), ambos biocompatibles y comúnmente utilizados en aplicaciones médicas. Con este método de administración, los medicamentos pueden atravesar la dura capa exterior de la epidermis, que no puede ser penetrada por las cremas aplicadas sobre la piel. "Esta formulación de polímero nos permite crear agujas altamente duraderas capaces de penetra eficazmente en la piel, además, nos da la flexibilidad de incorporar cualquier medicamento deseado", dice Artzi.

PUBLICIDAD

Para este estudio, los investigadores cargaron los parches con una combinación de las citocinas IL-2 y CCL-. 22. Juntas, estas moléculas inmunes ayudan a reclutar células T reguladoras, que proliferan y ayudan a reducir la inflamación. Estas células también ayudan al sistema inmunitario a reconocer que los folículos pilosos no son antígenos extraños, de modo que deje de atacarlos.

Los investigadores descubrieron que los ratones tratados con este parche cada dos días durante tres semanas tenían muchos más células T reguladoras presentes en el sitio, junto con una reducción de la inflamación. El cabello pudo volver a crecer en esos sitios y este crecimiento se mantuvo durante varias semanas después de finalizar el tratamiento. En estos ratones no hubo cambios en los niveles de células T reguladoras en el bazo o los ganglios linfáticos, lo que sugiere que el tratamiento afectó sólo al sitio donde se aplicó el parche.

PUBLICIDAD

En otra serie de experimentos, los investigadores injertaron piel humana en ratones con un sistema inmunológico humanizado. En estos ratones, el tratamiento con microagujas también indujo la proliferación de células T reguladoras y una reducción de la inflamación. Diseñaron los parches de microagujas para que, después de liberar su carga útil del fármaco, también pudieran recolectar muestras que podrían usarse para monitorear el progreso del tratamiento. El ácido hialurónico hace que las agujas se hinchen unas 10 veces después de introducirse en la piel, lo que les permite absorber el líquido intersticial que contiene biomoléculas y células inmunitarias de la piel.

Después de retirar el parche, los investigadores pueden analizar muestras para medir los niveles de regulador de células T y marcadores de inflamación. Esto podría resultar valioso para monitorear futuros pacientes que puedan someterse a este tratamiento. Los investigadores ahora planean seguir desarrollando este enfoque para tratar la alopecia y expandirlo a otras enfermedades autoinmunes de la piel.

 

Actualizado: 10 de mayo de 2024

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD