PUBLICIDAD

Tercera edad
Consejos para evitar robos en casa y en la calle
En casa o en la calle la prevención es la mejor arma para evitar robos. Sigue estrategias como no dar demasiados datos sobre nuestra vivienda y hábitos, salir acompañados o no sacar grandes sumas del cajero.
Escrito por Pilar Álvarez, Periodista experta en consumo y economía doméstica

Consejos para evitar robos en casa y en la calle

En España hay más de siete millones de personas que superan los 65 años, y cerca de un 20% viven solas. Si los mayores son siempre un blanco fácil para los ladrones, más aún si están solos en casa, viven en una zona alejada o poco frecuenta o en una comunidad de vecinos envejecida. Por ello, en estos y en todos los casos, para evitar robos en nuestro hogar conviene extremar las precauciones y aunque dispongamos de un sistema de alarma no hay que pecar de confiados, siempre es mejor ser precavidos que arrepentirnos luego.

¿Cómo pueden evitar las personas de edad avanzada convertirse en víctima de los cacos? Es sencillo si se siguen las siguientes pautas:

  1. No dar pistas sobre la vivienda o hábitos: si somos mayores hay que evitar dar información sobre dónde vivimos, sobre nosotros o nuestra familia, pues puede ser utilizada para cometer un delito. Tampoco conviene comentar si nos vamos a ausentar –menos aún a desconocidos– ni dejar en el contestador mensajes avisando de nuestra marcha.
  2. No abrir a desconocidos: nunca debemos abrir a desconocidos que llaman al portero automático, pues al hacerlo ponemos en peligro nuestra seguridad y la del resto de vecinos. Además, si llaman a la puerta operarios de servicios de agua, electricidad, o gas debemos pedirles que se acrediten. Y, si desconfiamos, podemos verificarlo llamando por teléfono a la empresa.
  3. Escoger con cuidado a los empleados domésticos: si necesitamos ayuda en casa, o un cuidador, conviene que tengamos referencias antes de emplearlo, o que seleccionemos con mucho cuidado a quién metemos en nuestro domicilio. Si prescindimos de sus servicios y han tenido acceso a las llaves de entrada a la vivienda, lo mejor es cambiar los bombines de la cerradura tras su marcha.
  4. Tener puerta con mirilla: las puertas siempre deben disponer de una mirilla para saber quién nos llama sin tener que fiarnos y dejar que se cuele un extraño en casa. Además, antes de abrir debemos poner la cadena y no está de más tener el teléfono a mano, con el número de la policía en la llamada automática.
  5. Instalar dispositivos de seguridad: es muy recomendable usar sistemas de seguridad confiables, que deben ser instalados siempre por establecimientos especializados. Si nos lo podemos permitir, conviene adquirir cámaras de video vigilancia, contar con un circuito cerrado de televisión (CCTV). Muchas veces estos sistemas nunca se utilizan, a pesar de tenerlos en casa, por lo que es importante recordar que debemos activarlas, no tenerlas como una pieza decorativa más.
  6. Tener cerraduras y puertas seguras: lo idóneo es que la puerta de entrada de nuestro domicilio sea blindada, pero si no lo es debe contar, como mínimo, con dos puntos de cierre. ¡Y muy importante! No debe haber hueco entre el suelo y la puerta. Hay que reforzar la zona de las bisagras con ángulos metálicos y pivotes de acero que imposibiliten apalancar la puerta. Además, al salir de casa tenemos que cerrar la puerta con llave.
  7. Proteger las ventanas de fácil acceso:  si vivimos en un bajo, un primero o un ático es importante colocar rejas en las ventanas. Debemos intentar que la separación existente entre barrote y barrote no supere los 12 centímetros y las rejas deben estar bien ancladas a sus paredes. Otra opción para aumentar nuestra seguridad es instalar en ventanas y balcones persianas con cerrojos interiores.
  8. En ausencias prolongadas, no desconectar la electricidad: si nos vamos fuera para varios días, a veces desconectamos la electricidad. Aunque no lo sepamos, algo tan simple como el timbre de la puerta desconectado es un indicio de nuestra ausencia y puede ser el detonante para que entren en casa a robar.
  9. Conocer a los vecinos: es importante conocer a los vecinos, y estar atentos si vemos a alguien desconocido en el portal. Además, siempre conviene tener alguno de confianza para que nos recoja el correo, suba y baje persianas o compruebe el estado de la casa si vamos a estar fuera por un tiempo prolongado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Inma Marcos

Inma Marcos, comadrona experta en parto en casa.

Inma Marcos

Comadrona desde abril del año 1996 y IBCLC Consultora de lactancia certificada desde octubre del 2008
“La evidencia científica actual corrobora que los partos en casa son igual de seguros que los partos atendidos en un hospital”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15%
de las personas con alzhéimer viven solas
Fuente: 'Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol (IDIPAP Jordi Gol)’