PUBLICIDAD

Bebés y niños
Trona del bebé
A partir de los seis meses vuestro bebé necesitará una trona para comer. Te contamos los tipos que hay, sus ventajas e inconvenientes, y las características en las que debes fijarte a la hora de adquirirla.
Escrito por María Hidalgo, Periodista especializada en embarazo e infancia

Tipos de tronas, ventajas e inconvenientes

A partir de los 6 meses, si el bebé se mantiene sentado sin ayuda, puede usar una trona. Existen numerosos tipos distintos de tronas con multitud de características que mejoran su utilidad. A parte del diseño, aprender a usarlas correctamente es fundamental para la seguridad de tu bebé.

El universo de las tronas para el bebé es realmente amplio, y está lleno de tipos, modelos y detalles, que pueden convertir la trona en un producto sencillo o sofisticado, práctico o de diseño, puntual para cubrir una etapa del desarrollo del bebé, o duradero porque puede modificarse y crecer con el propio niño.

El uso de la trona –que se recomienda a partir de los 6 meses, siempre que el pequeño ya se mantenga sentado sin ayuda– puede extenderse hasta los tres años de edad en el caso de las tronas fijas o plegables, aunque las tronas convertibles y las evolutivas están pensadas para que su uso pueda prolongarse durante otras etapas del desarrollo del niño.

A la hora de comprar una trona, es muy importante elegir un modelo que sea seguro y que cumpla con la normativa en materia de seguridad infantil que marca la CE.

Tipos de tronas para bebés: ventajas e inconvenientes

Estos son los tipos de tronas disponibles en el mercado, con las ventajas e inconvenientes que presenta cada uno de ellos:

Tronas fijas

Son las tradicionales; pertenecen a este grupo las tronas básicas que tienen una altura predeterminada de asiento que no se puede subir o bajar y que cuenta con una bandeja extraíble, muy práctica, que permite al niño compartir la mesa con los papás.

Ventajas: son sencillas de manejar, cómodas para el bebé y para los padres, y muy seguras y económicas. Son fáciles de limpiar cuando el asiento está fabricado con materiales plásticos.

Inconvenientes: cuando el niño crece no se pueden reutilizar.

Tronas plegables

También se conocen como tronas de tijera o tronas regulables. Permiten reclinar el respaldo en varias posiciones y modificar la altura del asiento. Incorporan ruedas para moverlas fácilmente, y se pliegan para que ocupen poco espacio cuando no se usan.

Ventajas: ideal para familias con problemas de espacio por su sistema de plegado. Son cómodas, ya que disponen de asientos acolchados, y gracias a su asiento reclinable están recomendadas para niños que tardan mucho en comer. Se pueden mover fácilmente por la casa gracias a las ruedas, y son ligeras y fáciles de transportar al estar fabricadas en aluminio.

Inconvenientes: están recomendadas solo hasta los 3 años de edad. Su precio es más elevado que el de las tronas fijas.

Tronas evolutivas

Pueden regular distintas posiciones para el respaldo y alturas para dar de comer al niño. Gozan de diseños modernos, y pueden acompañar al niño en las diferentes etapas del desarrollo. Suelen estar fabricadas en madera.

Ventajas: cuando dejan de usarse como trona siguen siendo útiles, ya que se convierten en una silla.

Inconvenientes: los asientos resultan algo más incómodos para el niño y son algo más inseguras si no se ajustan correctamente. Su precio es más elevado, pero también duran más.

Tronas convertibles

Resultan prácticas porque todavía tienen vida cuando se dejan de usar como trona. Desde el punto de vista estético son poco atractivas.

Ventajas: se convierten en silla y mesa para los niños de entre 3 y 6 años.

Inconvenientes: los asientos pueden resultan poco cómodos para el niño.

Tronas hinchables o elevadores

Se componen de un asiento con arnés que se coloca sobre una silla convencional para que el niño pueda alcanzar la mesa.

Ventajas: resultan muy prácticas en vacaciones para llevarlas de viaje, o para acudir con el niño a restaurantes. Son ligeras, no pesan casi nada, y no ocupan espacio cuando están desinfladas. Incluyen como complemento cambiador de viaje y bolsa para transportarlas.

Inconvenientes: no están recomendadas para el uso diario, ya que son demasiado blandas.

Tronas acoplables a la mesa

Estas tronas están consideradas tronas de viaje como las hinchables, pero se diferencian en que el asiento incorpora una estructura metálica con adaptadores que se ajusta a una mesa.

Ventajas: permiten al niño participar de la comida familiar con los papás.

Inconvenientes: están indicadas para niños de muy poco peso, máximo 15 Kg. Es imprescindible asegurarse de que la mesa podrá soportar el peso del bebé para que no vuelque. No se deben colocar nunca en las alas de una mesa o en mesas de poco peso, ni sobre manteles que puedan desestabilizar el amarre. 

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD