Kit de viaje para el bebé

Al salir de viaje con tu bebé debes llevar lo necesario para su comodidad y los cuidados que requiere. Toma nota de lo que no puede faltar en tu maletero si vais de vacaciones con vuestro hijo a la playa o la montaña.

Kit de viaje para el bebé: qué incluir en su equipaje

Equipaje del bebé: lactancia y alimentación
Biberones, y platos y cubiertos de plástico no pueden faltar en la maleta si viajas con tu bebe.

Actualizado: 28 de julio de 2022

Viajar con un bebé es asumir que él se convierte en el protagonista de las vacaciones…, y del equipaje, mientras nosotros pasamos a un segundo plano. Desde la ropa a la alimentación o los juguetes, debemos contemplar todo lo que le puede hacer falta a nuestro hijo cuando estemos fuera de casa, pero también hay que hacer un esfuerzo para distinguir lo imprescindible de lo que no lo es: al fin y al cabo hay muchas cosas que podremos comprar en nuestro lugar de destino.

PUBLICIDAD

Aunque dependerá bastante de la edad del bebé y de lo largo que sea el viaje, te contamos cómo hacer un equipaje lo más equilibrado posible, independientemente de que vayáis de vacaciones a la playa o la montaña.

Equipaje del bebé: lactancia y alimentación

Si tu bebé es aún menor de seis meses y habéis optado por la lactancia materna, se simplifica todo bastante (aunque también puedes necesitar un sacaleches); pero si toma lactancia mixta o lactancia artificial y ya ha comenzado con la alimentación complementaria, tendréis que llevar varias cosas:

  • Biberón

    Biberones: para la leche y también para el agua. Puedes valorar si necesitas un calienta biberones o si lo podrás preparar en algún establecimiento, en el medio de transporte en el que viajéis, o en tu lugar de alojamiento.

    PUBLICIDAD

  • Leche en polvo para bebé

    Leche en polvo, tarritos, cereales, agua y otros alimentos: al menos la cantidad suficiente para el viaje de ida y el primer día, luego los podéis ir comprando en el lugar de destino. Si vuestro bebé ya come sólidos, podéis llevar algunas galletas o alguna pieza de fruta.

  • Termo para llevar la comida caliente

    Termo para conservar la comida caliente. También es muy útil llevar una pequeña nevera o bolsa isotérmica para mantener los alimentos en buen estado.

  • Babero para bebé

    Baberos: al menos un par de ellos, que podrás ir lavando a mano si se ensucian mucho. O si no vas a tener la posibilidad de limpiarlos a menudo, intenta hacerte con un pack más grande.

  • Platos y cubiertos para bebé

    Platos y cubiertos de plástico, para tomar las papillas. En verano se multiplican las salidas a comer o cenar fuera de casa, sin olvidar que el bebé debe cumplir con sus rutinas, por lo que dejes fuera de tu bolsa estos elementos para darle de comidad con facilidad estéis donne estéis.

    PUBLICIDAD

No estará de más que lleves algún estropajo para limpiar las piezas de la vajilla y un esterilizador de biberones portátil.

Equipaje del bebé: artículos de higiene y salud

Si vais a viajar con vuestro bebé, lo primero y principal que debéis incluir en el equipaje son pañales. Haced un cálculo aproximado de cuántos necesitará el niño los primeros días, y luego compráis más. También es fundamental llevar toallitas desechables para la higiene básica, y pañuelos de papel. Además, tenéis que preparar:

  • Crema para evitar las irritaciones de la zona del pañal.
  • Gel, champú y crema hidratante. Y, aunque no es imprescindible, podéis incluir en el neceser un poco de colonia.
  • Un peine o cepillo suave.
  • Unas tijeras para cortar las uñas.

    PUBLICIDAD

  • Suero fisiológico.
  • Un par de toallas pequeñas.
  • También es muy recomendable llevar un cambiador portátil.

Tened en cuenta que hay kits con estos productos de higiene básicos en tamaños reducidos, que os resultarán realmente útiles para viajes cortos.

Productos para la salud y el cuidado del bebé

En el equipaje del bebé no pueden faltar todos aquellos elementos que tengan que ver con su salud. Antes de emprender el viaje, lo más recomendable es hablar con el pediatra de vuestro hijo y que él os indique lo más aconsejable en cada caso. Por ejemplo, a los bebés más pequeños no se les pueden administrar productos contra el mareo.

Kit de viaje para bebé

En general, debéis preparar un botiquín con tiritas, gasas, un termómetro digital, un stick antigolpes, y medicamentos específicos para bebés (analgésicos, antipiréticos…). En los viajes convendrá también llevar una crema para las picaduras de insectos, o repelentes; aunque esto también habría que consultarlo previamente con el pediatra.

PUBLICIDAD

Y, por supuesto, nunca puede faltar una buena protección solar. En este sentido, además, es fundamental que le pongamos al bebé ropa adecuada, un sombrero, e incluso unas gafas de sol (siempre homologadas). Evidentemente todo esto se puede comprar en cualquier farmacia, pero es mejor ir mínimamente preparados. 

Equipaje del bebé: ropa para el viaje y útiles de transporte

Cualquiera que se haya lanzado a la aventura de realizar un trayecto largo con el bebé destino a sus vacaciones, sabe que es una operación de riesgo. Y es que, este quizás sea uno de los ámbitos más complicados de preparar para cualquier viaje, porque es evidente que el bebé se ensucia con facilidad (pipí, caca o vómitos y regurgitaciones) y hay que disponer de ropa de recambio. Además, dependiendo de la temperatura, deberemos contar con más o menos ropa de abrigo. Por eso, es fundamental elegir prendas versátiles, combinables y, por supuesto, cómodas (y también que sean fáciles de lavar). El objetivo es reducir el equipaje lo máximo posible, aunque hay ropa que no puede faltar, toma nota:

PUBLICIDAD

  • Un conjunto de ropa por día y alguno más extra. Aquí incluiremos los bodies, unas prendas imprescindibles de las que necesitaremos más unidades porque se ensucian fácilmente.
  • Dos pijamas.
  • Un par de chaquetas no muy gordas. Eso sí, si por el destino elegido o por la época del año va a hacer más frío, habrá que llevar ropa más abrigada, incluidos guantes, bufanda y gorro; y alguna prenda de protección frente a la lluvia.
  • Dos pares de zapatos (aunque si el bebé no anda, los calcetines serán suficientes para calzarle).
  • Dos o tres bañadores (pañal acuático): si vamos a un sitio con playa o piscina.

Además hemos de contar con una pequeña bolsa o mochila para llevar las cosas básicas en nuestras salidas diarias con el bebé. En el caso de que viajemos en avión, procuraremos recopilar la ropa de nuestro pequeño en una maleta de mano, para no tener que facturarla y poder disponer de ella en cualquier momento que lo necesitemos (y no arriesgarnos a que se pierda).

Por último, será muy útil llevar una mantita fina o incluso un fular nuestro, para arroparlo en caso de que haga frío (en los medios de transporte o en algunos lugares pueden poner el aire acondicionado muy alto, por ejemplo).

Útiles para transportar al bebé

Cuando estemos planificando el viaje hemos de tener en cuenta cómo transportaremos al bebé de un lado al otro en nuestro lugar de destino. Tenemos varias opciones:

  • Porteo bebé

    Sistema de porteo: mochila trasera, portabebés delantero, bandolera, mei tai… Cualquiera de ellos nos permitirá movernos con libertad con nuestro pequeño y que él vaya disfrutando de todo lo que le rodea.

  • Silla de paseo para el bebé

    Silla de paseo: si el bebé ya es más mayor y pesa mucho, iremos más cómodos con un carrito de paseo. Podemos hacernos con uno más económico exclusivamente para los viajes; ligero y fácil de transportar. Además, será totalmente reclinable para que el bebé pueda dormir siempre que quiera (en los viajes hay momentos de largas esperas). Nos podemos informar de si el lugar al que vamos dispone de algún servicio de alquiler de sillas de paseo, lo que sin duda será muy útil para un uso puntual.

  • Silla coche para el bebé

    Silla de auto: si vamos a viajar con el bebé en automóvil, es un accesorio imprescindible para la seguridad de nuestro pequeño. Normalmente las empresas de alquiler de coche incluyen los sistemas de retención infantil adecuados. 

Viajar con tu bebé: documentación y otras cosas necesarias

Si vas a salir de viaje, por necesidad o para pasar unas vacaciones en tu destino preferido, acompañado de tu bebé, y sobre todo si es la primera vez que viajas con tu hijo, te recordamos algunas cosas que no pueden faltar en el equipaje:

  1. Documentación: al salir de viaje con un menor no debemos descuidar el tema de la documentación. Evidentemente no se requiere lo mismo para viajes nacionales que para internacionales. Siempre, para evitar problemas, lo mejor es llevar el DNI (muchas compañías aéreas lo piden) y el pasaporte. Pero si el bebé aún no tiene estos documentos, al menos llevaremos el Libro de Familia (aunque no sirve como documento identificativo porque no incluye fotografía). Tampoco nos podemos olvidar nunca de la tarjeta sanitaria.
  2. Juguetes: si nuestro bebé es muy pequeño no necesitará demasiado entretenimiento, pero conforme se va haciendo más mayor requiere diferentes juguetes para no aburrirse: cuentos, muñecos, pinturas, plastilina… Nunca pueden faltar en el equipaje sus juguetes favoritos, o elementos tranquilizadores como un peluche para dormir.
  3. Objetos secundarios: por ejemplo, una cuna o una bañera. En el caso de la primera, en muchos hoteles las tienen (aunque por lo general debes solicitarla al reservar la habitación), o podemos dejar que el bebé duerma con nosotros los pocos días que estaremos fuera. Pero hay cunas de viaje muy cómodas y prácticas (también nos debemos de ocupar de llevar sábanas).
Una madre con sus dos hijos y su bebé en el aeropuerto
Si vas a viajar con tu bebé en avión, asegúrate de tener a mano la documentación necesaria.

Y en cuanto a la bañera, a pesar de que podemos bañar al bebé en la de los adultos, siempre velando por su máxima seguridad; también tenemos la opción de llevar una bañera inflable o plegable.

Por otro lado, nos encontramos con objetos como una sombrilla para la silla de paseo, o un plástico protector frente a la lluvia, que son realmente prácticos. Son objetos útiles, pero no imprescindibles, ya que en un momento dado podemos sustituirlos o apañarnos de otro modo. En todos estos casos debemos informarnos si dispondremos de ellos en el lugar de destino, si es conveniente llevarlos, o si los podemos comprar posteriormente en caso de que nos hagan falta.

Creado: 7 de junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD