PUBLICIDAD

Bebés y niños
Leches de crecimiento
Las leches de crecimiento, surgidas como un intermedio entre la leche de continuación y la leche de vaca, despiertan cierta controversia sobre su utilidad y beneficios. Descubre qué les aportan para que puedas decidir.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Qué es la leche de crecimiento

Leches de crecimiento

Cuando el bebé llega al año de vida los padres se enfrentan al dilema de qué tipo de leche es más conveniente para su hijo.

La leche es un alimento básico para los bebés a partir del nacimiento, bien a través de la leche materna, que es el sistema recomendado por la OMS y el resto de organizaciones internacionales, bien a través de fórmulas artificiales. Al año de vida, llegamos al dilema sobre qué tipo de leche dar a nuestro hijo, en el caso de que no prosigamos con la lactancia materna. Y nos encontramos con dos opciones: leche de vaca o leche de crecimiento.

La leche de crecimiento es una leche especial que se elabora a partir de leche de vaca desnatada a la que se añaden algunos componentes con el fin de enriquecerla. Se asemeja bastante en composición a la leche de continuación y pretende ser un paso intermedio entre la de continuación y la leche de vaca, ya que está indicada para tomar a partir del año hasta aproximadamente los tres años de edad. No posee legislación específica sobre su contenido, así que en este sentido la industria se basa en las normativas que hacen referencia a la leche de continuación.

La leche de crecimiento tiene una composición tal que parece que, a priori, se ajusta a las características de inmadurez de los aparatos digestivo y renal del niño. Sin embargo, a partir del año de edad, por un lado, las necesidades del niño van aumentando en cantidad y en variedad, y por otro, la madurez de su organismo hace que ya sea capaz de digerir y procesar alimentos que antes no podía, como la leche de vaca.

¿Son necesarias las leches de crecimiento para tu bebé?

Por todo ello, existe actualmente bastante controversia acerca de la necesidad o del beneficio de ofrecer leche de crecimiento a los niños. Y no únicamente por el tema de que este tipo de leches son bastante más caras que la leche de vaca, sino por la utilidad real de este producto.

En principio, a la edad del año todos los sistemas y organismos del niño están preparados para tomar leche de vaca. Sí es cierto que ésta tiene algunos componentes como el exceso proteico y la falta de suficiente hierro que hacen que, por sí sola, no sea un alimento completo. Pero nunca debemos olvidar que, a esta edad, el niño ya come –o debería–, de prácticamente todos los grupos de alimentos y que su única limitación vendrá dada por la tolerancia individual o el riesgo de atragantamiento. Así que la leche no es el único alimento que toma. Si el resto de la dieta que toma el niño es variada, completa y equilibrada, incluyendo de todos los grupos de alimentos (fruta, verdura, aceite de oliva, carne, pescado, legumbre, huevo…) todos los nutrientes que son deficitarios en la leche de vaca se podrán aportar por el resto de su alimentación. Este sistema es el que usamos el resto de nuestra vida para complementar la dieta: tomar de todos los grupos para no tener déficits.

Actualizado: 12 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''