PUBLICIDAD

Qué cosas debéis llevar a la guardería
Los padres suelen vivir los primeros días de la escuela infantil con una mochila de incertidumbres. Para despejar dudas, os explicamos qué cosas tendréis que llevar y cómo os debéis preparar a nivel material para esta nueva etapa.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Niños en la guardería

Desde los primeros meses del bebé hasta los tres años, la decisión de optar o no por una escuela infantil sobrevuela la mente de la mayoría de familias. Las preferencias personales influyen, pero también lo hacen las condiciones económicas y laborales, así como la ausencia de políticas sociales que sirvan de soporte. Una vez asumida como opción, la cuestión será dónde y cuándo. En función del momento y del centro infantil elegido, será necesario contemplar la preparación de unos u otros recursos materiales para llevar a la guardería con el fin de que al bebé o niño pequeño no le falte nada.

Analizamos a continuación qué nos pueden pedir las profesoras, qué pueden necesitar nuestros hijos y qué podemos solicitar al centro: 

  • Ropa del bebé y niño pequeño

    Ropa del bebé y niño pequeño

    Los bebés y niños pequeños necesitan ropa cómoda para poder moverse y jugar. Esta será una de las primeras cosas que nos recomendarán en la escuela infantil: ropa práctica de poner y quitar, segura y que les permita la movilidad total. Nada de petos ni vaqueros rígidos con botones. Es preferible que no sean prendas complicadas de abrochar y desabrochar para facilitar el cambio o, en el caso de niños más mayores, el fomento de su autonomía. Es preferible siempre que sean prendas lavables en la lavadora y que resistan los lavados infinitos. Entre los más adecuados por cumplir todo lo anterior, pantalones de chándal, pantalones de tela con goma, bodis con corchetes en la parte inferior, camisetas de algodón y sudaderas o jerséis sin capucha. Algunas escuelas piden a las familias tener uno o dos babies para evitar que se manchen la ropa.

  • Zapatos

    ¿Zapatos sí o no?

    El calzado de los peques, al igual que la ropa, debe ser cómodo. Es recomendable que los bebés que no han comenzado a dar sus primeros pasos –o que ni siquiera han comenzado a gatear– no utilicen calzado de ningún tipo, ya que la estructura ósea se encuentra en desarrollo y podría ser perjudicial. Se puede optar por calcetines los días más frescos.

    En niños más mayores mejor utilizar calzado sin cordones y que se puedan poner y quitar de manera sencilla.

  • Muda de ropa

    Muda de recambio

    Por último es fundamental llevar una muda de recambio por si se ensucian y necesitan ropa limpia. Lo más práctico es conseguir una mochila pequeña marcada con el nombre en la que poner un par de pantalones, un par de bodis y una sudadera o jersey en el caso de que haga frío. Mejor si en su interior ponemos una bolsa de plástico para que las cuidadoras puedan poner la ropa sucia que nos deberemos llevar a casa para lavar.

  • Marcar la ropa

    Marcar toda la ropa

    Es importante marcar la ropa y el calzado para facilitar a las cuidadoras el cambio de los bebés y niños. En el mercado hay múltiples posibilidades para lograr con éxito esta tarea, desde etiquetas que se ponen con la plancha hasta sellos especiales para textil con el nombre. Otra opción es la de poner el nombre en las etiquetas con un bolígrafo, ya que aguanta bastantes lavados y resulta una solución gratuita. También hay quienes optan por bordar a mano las prendas de los niños.

  • Vacunación

    Documentación e informes médicos

    Algunas guarderías pueden solicitar la cartilla de vacunación del bebé o niño pero esto, por el momento, aunque pueda ser deseable no está contemplado en la legislación actual. Lo que sí pueden solicitar es una copia de la cartilla del médico por si hubiese que atender alguna urgencia, así como un informe médico en el caso de existir alguna patología, enfermedad crónica o necesidad especial. En tales casos es imprescindible que se notifique por parte de un profesional sanitario la manera de actuar en el caso de necesitar soporte; sobre todo en el caso de alergias que puedan comprometer la vida del bebé o niño.

  • leche materna y artificial

    Leche materna o artificial

    Las autoridades sanitarias recomiendan empezar con la lactancia materna durante la primera hora de vida del bebé y mantenerla en exclusiva hasta los seis meses. Después, debe ser complementada con otros alimentos hasta al menos los dos años de edad, o hasta que madre e hijo o hoja deseen. En el caso de los bebés y niños que comienzan la escuela infantil pueden seguir recibiendo lactancia materna en diferido. Esto supone que la madre deberá hacer acopio de un buen banco de leche a través del sacaleches o de la extracción manual. Muchas madres optan por extraerse leche y congelarla en bolsas especiales, de modo que después basta con descongelarla por la noche en la nevera y llevarla a la escuela infantil junto con un vasito o biberón para que las cuidadoras puedan ofrecérsela al bebé. Depende de las horas que el niño pasa en la guardería, de su apetito y de sus preferencias, se necesitará más o menos cantidad de leche materna.

    En el caso de lactancia artificial es recomendable saber qué tipo de leche ofrecen en el centro y llevar un biberón o vaso, en función de las preferencias del bebé o niño. Muchos se niegan a tomar la leche, artificial o materna, en un biberón pero la aceptan de un vaso. Su utilización no debería suponer ningún problema para el centro.

  • Vaso de agua

    Vaso para el agua

    Aunque no es necesario para los recién nacidos, que solo toman leche, una vez que tu peque ya pueda beber agua necesitará un vaso o taza para hacerlo, preferiblemente que tenga asas para facilitar su agarre, de un material higiénico y fácil de lavar, y con algún indicativo o dibujo (además de marcarlo con su nombre) que le ayude a reconocerlo.

  • Chupetes

    Chupetes

    En cuanto al chupete, se recomienda que a los dos años ya no se haga uso de él. En el caso de menores de dos años, o de niños que aún no han iniciado el proceso de despedida del chupete, es recomendable incluir un par de chupetes en la mochila. Debe utilizarse, eso sí, sólo en momentos puntuales (para dormir, cuando se hacen daño…) y no como un apéndice del bebé o niño.

  • Artículos de higiene

    Artículos de higiene

    Otra parte importante del ajuar del bebé para la guardería o escuela infantil es la de los artículos de higiene. Toallitas húmedas, un peine o cepillo pequeño, pañales y una toalla pequeña suelen ser los artículos básicos más demandados a las familias en estos centros. También pueden pedirnos alguna pomada para las irritaciones del pañal, en el caso de necesitar utilizarlas.

  • Siesta

    Hora de la siesta

    Los bebés, sobre todo los más pequeños, suelen dormir placenteras siestas en las horas que permanecen en la guardería, para ello, éstas suelen contar con cunitas, colchonetas o pequeñas camas para los de los últimos niveles, pero por lo general vosotros deberéis aportar la ropa de cama (bajera, sábana y un pequeño cojín o almohada suelen ser suficientes). Salvo en aquellos centros más estrictos, se suele dejar que el niño acuda con un peluche o muñeco que le dé confianza para ayudarle a conciliar el sueño fuera de casa.

  • Medicamentos

    Medicamentos

    En el caso de tomar alguna medicación recetada por el pediatra, se deberá acompañar el medicamento de la posología y pauta de tomas, así como un informe que lo acredite. Pese a esto, desde las escuelas infantiles recomiendan no llevar a los pequeños en el caso de padecer alguna enfermedad pasajera –de tipo bacteriano o vírico–, ya no sólo por el contagio que puede suponer entre los compañeros, sino también por su propio bienestar.

Actualizado: 19 de Septiembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD