PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Los deberes escolares deben durar entre 60 y 70 minutos

Los deberes escolares deberían durar una hora o 70 minutos diarios como máximo, porque es el tiempo necesario para reforzar los conocimientos adquiridos y lograr mejores resultados académicos, según un estudio.
Un niño haciendo deberes

Los deberes deben suponer un reto para el alumno y estimular sus ganas de aprender

01 de Abril de 2015

Los deberes escolares deberían durar una hora o 70 minutos diarios como máximo, para que los adolescentes reforzaran los conocimientos adquiridos en clase y lograran mejores resultados académicos, según ha comprobado un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo tras analizar 7.725 cuestionarios a los que contestaron chicos de 13 y 14 años de edad, que estudiaban 2º de la ESO en el Principado de Asturias durante el curso 2010-2011.

Tal y como observaron los autores del trabajo, a partir de un determinado tiempo invertido en las tareas –a partir de los 90 o 100 minutos–, el rendimiento de los alumnos comienza a decaer, y el esfuerzo es mucho mayor sin que se traduzca en unos mejores resultados.

La investigación mostró que el 47,9% de los estudiantes pasaban entre 60 y 120 minutos diarios haciendo los deberes; el 26,1%, entre 30 y 60 minutos; el 20,7% más de dos horas, y el 5,3%, menos de 30 minutos. Los investigadores han explicado que los alumnos que dedicaron muy poco y mucho tiempo a realizar los deberes fueron los que obtuvieron unas puntuaciones más bajas en las pruebas de matemáticas y ciencias que realizó la Consejería de Educación del Principado de Asturias.

Es más importante la frecuencia y regularidad con que se hacen los deberes que la cantidad, y los estudiantes que trabajan de forma autónoma son los que consiguen mejores resultados académicos

Entre las principales conclusiones del estudio, según el equipo que lo ha realizado, destacan que a la hora de hacer las tareas escolares es más importante la frecuencia y regularidad que la cantidad, y que los estudiantes que las realizan sin ayuda –o solo con un apoyo puntual de sus padres–, y por lo tanto trabajan de forma autónoma, son los que consiguen mejores resultados académicos.

En opinión de los investigadores los deberes son una herramienta muy positiva para la enseñanza, porque además de facilitar que se asimilen los conocimientos y conceptos impartidos en la escuela, generan hábitos de estudio y trabajo en los niños. Estos expertos afirman que la clave está en que los profesores asignen tareas individualizadas y que representen un pequeño reto para el alumno y estimulen sus ganas de aprender.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''