PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
El pH vaginal
El pH de la piel vulvo-vaginal de una mujer cambia a lo largo de su vida, incluso de forma transitoria en cada menstruación, algo que debes tener en cuenta a la hora de elegir un producto para tu higiene íntima.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

El pH vaginal

El pH vaginal

El pH (potencial de Hidrógeno) de la piel vulvo-vaginal de las mujeres varía a lo largo de su vida. Durante la época fértil se sitúa entre 4,5 y 5; antes de la menarquia es prácticamente neutro (alrededor de 7), valor que vuelve a alcanzar en la menopausia. También en la menstruación sube ligeramente (6,8 a 7,2), resultando más ácido en el embarazo (4 a 4,5).

Algunos estudios han relacionado la práctica de ejercicio físico moderado y una vida sexual activa con valores de pH más bajos y adecuados.

Por el contrario, determinados hábitos o situaciones, como una higiene íntima con productos inadecuados, utilizar prendas muy ajustadas o confeccionadas con fibras sintéticas que pueden provocar reacciones alérgicas, tomar ciertos antibióticos, el uso de desodorantes íntimos, preservativos, etcétera, pueden modificar el equilibrio natural de la flora bacteriana vaginal.

Cómo se mide el pH vaginal

Para medir el pH vaginal se utilizan unas tiras reactivas de papel de tornasol que indican el grado de acidez de una muestra de fluido de la vagina, y también la revisión ginecológica puede incluir un protocolo de medición del pH vaginal.

La flora bacteriana presente en la vagina cumple una función protectora frente a patógenos externos, pero el aumento de pH provoca una disminución de esta flora, lo que tiene como consecuencia un incremento del riesgo de infección. Por lo tanto, cuando el pH vaginal se encuentra alterado puede ser indicio de la existencia de una infección como la vaginitis, y suele estar asociado a molestias vaginales como sequedad, picor, irritación o dispareunia (dolor durante el coito).

Cómo regular el pH vaginal alterado

Si el pH vaginal es elevado y, por lo tanto, ha disminuido su grado de acidez –algo que sucede, por ejemplo, si hay un exceso de moco cervical, con las duchas vaginales, o ante la presencia de semen–, puedes intentar acidificar el área vaginal empleando productos de higiene íntima con un pH de 3.5-4.0. Si, por el contrario, la acidez es elevada –lo que provoca picor, irritacion o escozor en la zona–, debes intentar reducirla con productos con un rango de entre 6.0 y 8.5 de pH.

En cualquier caso, y dado que el pH varía también en las distintas etapas vitales de la mujer, el pH recomendado en los productos higiénicos depende de esto, y mientras una mujer fértil debe utilizar aquellos con un 5.5 de pH, las niñas o adolescentes que todavía no tengan la regla y las mujeres menopáusicas deben optar por productos con pH 7.0, y los aconsejados durante el embarazo son los que tienen un pH 3.5.

Más información

Actualizado: 25 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD