PUBLICIDAD

Fenogreco
Las semillas de fenogreco, usadas en la cocina oriental, destacan por su capacidad terapéutica como tónico digestivo y como ayuda para tratar la diabetes, el colesterol, los dolores menstruales, o las impurezas cutáneas.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Qué es el fenogreco o alholva: principios activos

Fenogreco, semillas digestivas

Las semillas de alholva o fenogreco tienen un sabor fuerte, algo picante, y un aroma penetrante. Se utilizan, mezcladas con otras especias, en la elaboración de diferentes variedades de curry indio, como el curry de Ceilán o la pasta Massala Balti –como nos cuenta el experto cocinero Juan Mari Arzak–. Estamos, pues, ante una especia de alto valor culinario, que en nuestro país es aún bastante desconocida y que la alta cocina trata de rescatar. Pero, además, por su composición y principios activos resulta una planta interesante con diversos usos medicinales, que van desde el tónico digestivo, a su ayuda en el tratamiento de problemas de estreñimiento o diabetes, e incluso para aliviar dolores menstruales.

Foenum-graecum es el ‘heno de Grecia’, porque se dice que allí se combinaba con otras plantas forrajeras para mejorar su calidad. El nombre de alholva procede del vocablo árabe al-hulba, una vez castellanizado. Como recoge Font i Quer en su imprescindible Dioscórides renovado, en el papiro de Ebers, de más de quince siglos de antigüedad, en el Egipto de los faraones se cita un remedio con fenogreco para aliviar las quemaduras.

Y en la Grecia clásica, el propio Dioscórides recomendaba la harina de alholva para sanar el bazo y para tratar todas “aquellas enfermedades de mujeres que, o de apostemas de la madre, o de sus opilaciones –supresiones del flujo menstrual–, proceden”. Decía también que el aceite de alholva, mezclado con arrayán, “limpia los cabellos y adelgaza las cicatrices de aquellas partes que honestamente no se pueden nombrar”. Lo cierto es que el fenogreco es una planta medicinal, muy estimada por los herbolarios, que hoy día aún mantienen algunas de las indicaciones que apuntaban los maestros de la Antigüedad, sobre todo como tónico digestivo y restaurador de la piel.

Cómo es el fenogreco y dónde se encuentra

El fenogreco Trigonella foenum-graecum L. es una planta anual, de la familia de las leguminosas, de entre 20 y 40 cm de alto, bastante olorosa, con las hojas compuestas de tres segmentos ovales, lampiños, y con las flores, de color blanco o ligeramente amarillento, que aparecen solitarias o en parejas. La legumbre es alargada y estrecha, acabada en un largo pico agudo. Contiene en su interior unas 10 a 20 semillas, dispuestas en una fila única. Estas semillas, que constituyen la parte medicinal de la planta, son ovaladas, de color crema o pardo claro, y emanan un aroma penetrante, que hay quien relaciona con el apio o con la regaliz, o incluso con la cúrcuma.

Planta fenogreco
Trigonella foenum-graecum, planta del fenogreco

Su origen queda establecido de Asia occidental hasta la India y el norte de África, y pudo ser traído a Europa occidental por los árabes, pero en la Grecia clásica era ya bien conocido. Se ha cultivado en sembrados y huertos, y puede aparecer de forma espontánea en campos, eriales y márgenes de caminos, aunque en los últimos años se ha ido enrareciendo. En Europa, incluida la península ibérica, crecen de forma natural otras cuatro especies de este mismo género, Trigonella. Florece en plena primavera, y los frutos o legumbres suelen aparecer al borde del estío.

Principios activos del fenogreco y composición nutricional

La composición química del fenogreco ha sido ampliamente estudiada. Por su alta complejidad, se explica que se le atribuya un amplio espectro de virtudes medicinales. En si composición nutricional también destaca el aporte de varios nutrientes, especialmente hierro y fibra, y en una cucharada de semillas encontramos en torno a 35 calorías.

Planta fenogreco

Los principios activos de la alholva que definen su acción terapéutica se enumeran a continuación:

  • Mucílagos, que pueden suponer hasta el 27% del peso neto de la planta, y que le otorgan sus cualidades emolientes y laxantes.
  • Aceites grasos insaturados, como los ácidos oleico, linoléico y palmítico, que son responsables de su destacada acción antiinflamatoria e hipolipemiante.
  • Compuestos fosforados como la lecitina, la trigonelina y la fitina.
  • Saponinas, fenugrequina, en un 24% del peso de la planta.
  • Sapogeninas esteroidales como la diosgenina, que puede actuar como la cortisona.
  • Fitosteroles, con trazas de colesterol y sisterol.
  • Fitoestrógenos.
  • Flavonoides, como trigonelina y vitexina, con acción antioxidante, antiséptica y cardioprotectora.
  • Trazas de aceite esencial, en muy menor proporción, con anetol.
  • Trazas de cumarinas.
  • Polisacáridos, como la hexosa, que por hidrólisis resulta en manosa. Las semillas la contienen en una proporción en torno al 0,15%.
  • Sales minerales como hierro (20% de tus necesidades diarias) y manganeso (7%), magnesio (5%), así como partes de fósforo.
  • Vitamina A, riboflavina, tiamina, niacina.
  • Proteínas, en un 27%, y fibra.

Actualizado: 16 de Enero de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD