PUBLICIDAD

Mascotas
Conejo Belier
El Belier es un pequeño y cariñoso conejo que se caracteriza por sus grandes orejas caídas. Adora la tranquilidad y se asusta con facilidad, por lo que, pese a ser dóciles y mimosos, no se recomiendan en hogares con mucho jaleo.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Alimentación e higiene del conejo Belier

Alimentación e higiene del conejo Belier

Las hojas verdes como las de las espinacas o las acelgas son un alimento ideal para tu conejo Belier.

El conejo Belier es un animal herbívoro, por lo que su alimentación estará basada en alimentos de origen vegetal: heno fresco (debe suponer un 70% de su dieta), hojas verdes como las de las espinacas o las acelgas, pimiento, apio, cereales triturados… Podemos también ofrecerle puntualmente alguna fruta, pero con moderación.

Mejor evitar el pienso comercial, o darlo de forma puntual, ya que siempre será mejor el alimento fresco para que mantenga una dieta saludable y equilibrada. Lo mismo con la lechuga, ya que no suele ser de los alimentos más digestivos para estos animales.

No son recomendables para el Belier alimentos procesados como el pan o similares, ya que pueden llegar a ser tóxicos para el conejo. Por supuesto, es imprescindible que el animal tenga agua fresca y abundante a su disposición durante todo el día. Si le ha quedado del día anterior, mejor reemplazarla por agua nueva.

Higiene y limpieza del conejo Belier

La higiene del conejo Belier es algo que debemos cuidar muchísimo para que su salud no se resienta y, de esa forma, garantizar al máximo su bienestar. Cepillaremos de forma regular con un cepillo de cerdas suaves su pelaje. De esta forma, eliminaremos el pelo caído o muerto, el polvo y la suciedad que se pueda acumular. No es necesario que lo bañemos, de hecho no es aconsejable, ya que ellos mismos se limpian como si de un gato se tratara.

Si se manchara mucho alguna zona por un accidente podemos limpiar esa parte del animal con una gasa estéril mojada en agua templada. Finalmente, no podemos olvidarnos de la jaula, que debe mantenerse limpia para evitar infecciones no deseadas. Cambiaremos de forma periódica el manto de virutas prensadas (estarán repletas de orina y heces) y limpiaremos tanto el bebedero como el comedero.

Actualizado: 15 de Julio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD