PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

La inmunoterapia oral elimina la alergia a la leche de vaca en bebés

Pediatras del hospital Miguel Servet logran eliminar hasta en un 98% de los casos la alergia a la proteína de leche de vaca (APLV) mediada por IgE, con la administración de inmunoterapia oral durante el primer año de vida.
Bebé tomando leche de continuación

Algunos hospitales ya contemplan la inmunoterapia oral con leche artificial.

24 de Mayo de 2017

Un estudio pionero que ha demostrado la eficacia de la inmunoterapia oral para eliminar la alergia a la proteína de leche de vaca (APLV) antes del año de vida del bebé, se acaba de presentar en el marco de la edición 41 del Congreso de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), celebrado en Zaragoza.

Para la investigación, que se ha llevado a cabo en el hospital zaragozano Miguel Servet, se ha tomado una muestra de 251 lactantes, con una edad media de cinco meses, a los que se les ha administrado de manera constante leche artificial en pequeñas dosis, que han ido aumentando progresivamente hasta lograr alcanzar la cantidad adecuada para la edad del niño, sin que muestre ninguno de los síntomas asociados a la alergia a la leche de vaca.

Los lactantes que han participado en el estudio tenían una alergia a la leche de vaca mediada por IgE, cuyos síntomas varían desde leves como habones, manifestaciones respiratorias, o molestias gastrointestinales, a graves como la anafilaxia. A diferencia de la alergia no mediada, tiene una persistencia mayor y puede incluso continuar tras la adolescencia, mientras que la no mediada puede llegar a resolverse de manera espontánea durante la infancia.

En la mayoría de hospitales el tratamiento de la APLV se centra en la exclusión de los alimentos que contienen leche de vaca, o en el empleo de leche artificial hidrolizada

Algunos hospitales ya contemplan la inmunoterapia oral con leche artificial, sin embargo, la mayoría de ellos no la comienzan a aplicar hasta pasados los dos años de edad, por lo que desde el diagnóstico hasta alcanzar dicha edad, el tratamiento se centra en la exclusión de la dieta de los alimentos que contienen leche de vaca (ya sea en la del propio niño, o en de la madre si le da el pecho), o en el empleo de leche artificial hidrolizada.

Es por ello que los pediatras a cargo del estudio, en base a los resultados obtenidos (una tasa de éxito del 98%), creen que podría ser positivo adelantar la inmunoterapia, con el fin de suprimir antes de que cumplan un año los síntomas producidos por la alergia a la proteína de leche de vaca; un momento clave, ya que el sistema inmunológico del niño está en pleno desarrollo.

Prevalencia y factores de riesgo de la APLV

Durante las últimas décadas se ha observado un aumento gradual en todo el mundo de las alergias alimentarias desde la infancia, sobre todo en los países desarrollados, lo que repercute directamente en la calidad de vida de los niños que las padecen y de su entorno familiar. En este sentido, hay que destacar que la alergia a la proteína de la leche de vaca es la primera en aparecer: según el protocolo de 'Alergia a proteínas de leche de vaca', elaborado por la Asociación Española de Pediatría (AEP), la APLV aparece en la mayoría de los casos en el momento en el que se introduce la lactancia artificial durante el primer año, y es muy raro que se inicie después del segundo cuando se ha mantenido la lactancia materna previamente.

En cuanto a cifras, la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA) estima que la APLV, mediada y no mediada por IgE, afecta a alrededor de un 2% de los menores de un año, y establece como factores de riesgo, junto a una cuestión genética, la administración prematura de leche de vaca con posterior lactancia materna (el llamado 'biberón pirata' o 'ayudita' que se da en algunos hospitales), y la inclusión de lactancia artificial de manera ocasional junto a la lactancia materna. Por tanto, tener en cuenta estas cuestiones, junto al estudio realizado en el Hospital Miguel Servet, podría ahorrar múltiples costes sanitarios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''