PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Cómo cocinar el sofrito de tomate para potenciar sus beneficios

Añadir cebolla al sofrito de tomate –una salsa típica de la dieta mediterránea– y cocinarlo a fuego lento, durante alrededor de una hora, aumenta la presencia de licopenos, asociados con la prevención de diversas enfermedades.
Sofrito de tomate cocinado a fuego lento y con cebolla

Los licopenos están relacionados con la prevención de la diabetes y el cáncer.

26 de Mayo de 2017

El sofrito de tomate es un preparado tradicional de la dieta mediterránea que se emplea a menudo como base para cocinar arroces y pastas. Los alimentos que se suelen utilizar para prepararlo son el tomate, el aceite de oliva virgen extra, y el ajo. Ahora, investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn) y de la Universidad de Barcelona han comprobado que incluir cebolla en esta salsa y cocinarla a fuego lento aumentan la producción de 5-Z-licopeno, 9-Z-licopeno y 13-Z-licopeno, sustancias que benefician la salud gracias a su capacidad antioxidante.

El objetivo del estudio, que se ha publicado en Food Research International, era averiguar cómo interactuaban los distintos ingredientes y cómo contribuía cada uno de ellos al incremento de carotenoides, para determinar si el tiempo de cocción, o la presencia de alguno en concreto, mejoraba las propiedades saludables del sofrito.

La cebolla potencia la isomerización del licopeno, un carotenoide presente en el tomate al que se le atribuyen efectos protectores frente al cáncer, la diabetes, o enfermedades cardiovasculares

Los autores del trabajo observaron que cuando se añadía cebolla –que tiene la capacidad de potenciar la isomerización del licopeno, un carotenoide presente en el tomate al que se le atribuyen efectos protectores frente al cáncer, la diabetes tipo 2, o enfermedades cardiovasculares–, y se cocinaba la salsa a fuego lento –durante alrededor de una hora–, los beneficios del sofrito mejoraban.

De hecho, todos los ingredientes del sofrito, por separado, ya presentan propiedades para la salud que han sido evaluadas y comprobadas por el Estudio Predimed, que se encarga de analizar los beneficios de la dieta mediterránea para la salud. Así, mientras el tomate al cocinarse libera una gran cantidad de licopeno, el ajo y la cebolla, ricos en polifenoles, protegen frente a patologías cardiovasculares, hipertensión arterial, cáncer o diabetes, y diversos estudios científicos ya han demostrado las excelentes propiedades para la salud del aceite de oliva virgen.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''