PUBLICIDAD

pastillaBRANDED CONTENT

Patrocinado por: Enfamil Premium2

Lactancia artificial: lo que necesitas saber
Escrito por Caridad Ruiz, Periodista especializada en salud y nutrición
Madre dando el biberón a su bebé

La lactancia materna es el mejor alimento para el recién nacido. Pero pasados los primeros seis meses y, coincidiendo con la vuelta al trabajo de la madre y la introducción de los primeros alimentos sólidos, según las pautas del pediatra, muchas madres optan por la lactancia artificial para alimentar a su bebé. Es un cambio importante en la vida del pequeño y es normal que surjan dudas. Aquí intentaremos ayudarte a resolverlas.

Lactancia artificial: dudas más frecuentes

Cada cuánto tienes que dar el bibe a tu niño o niña, cómo debes prepararlo y esterilizarlo y cómo disfrutar de ese momento con tu peque son posiblemente las preguntas más frecuentes que las mamás se hacen cuando pasan a alimentar o complementar la dieta de su bebé con lactancia artificial. Estas son las respuestas a dichas cuestiones:

¿Con que frecuencia hay que dar el biberón?

Tranquila, en los envases de las leches de fórmula infantil se incluye una guía con la frecuencia con la que dar el biberón. Por ejemplo, un bebé entre seis y ocho meses debe tomar unos tres biberones de alrededor de 230 ml al día. Pero los niños son muy diferentes, así que déjate guiar por su apetito.

Recuerda no administrar al pequeño más fórmula que la que se indica en el envase del producto, a menos que el pediatra o un profesional sanitario te lo indique.

¿Cómo se prepara?

Un consejo: prepara el biberón sin interrupciones, antes de que el pequeño llore por hambre.

  • La persona encargada debe lavarse las manos y tener desinfectados los utensilios tras haberlos colocado en agua hirviendo durante un minuto.
  • Hierve el agua durante un minuto y déjala enfriar a temperatura ambiente.
  • Vierte la cantidad de agua recomendada en el biberón y añade el número de cacitos rasos de leche en polvo indicados por el fabricante. Para no echar de más, rasura el nivel con un cuchillo, sin presionar.
  • Agita bien para mezclar bien.

¿Hay que esterilizar los biberones en cada toma?

El sistema inmunitario de los bebés no está desarrollado. Por eso, una correcta higiene es fundamental para su sano desarrollo. Tras la toma, el biberón y la tetina deberán limpiarse con agua, jabón y unos cepillos especiales para llegar al fondo.

A continuación, se esteriliza según el método elegido: hervido tradicional, en frío con una solución esterilizadora, a vapor con un aparato eléctrico o a microondas.

¿Cómo se da el biberón?

Elige un sitio tranquilo, cómodo y toma a tu hijo en tus brazos. Acaricia su mejilla con la tetina y el bebé se girará sin necesidad de forzarle y abrirá su boquita. Una vez que la tetina ya está dentro, vuelca el biberón para que se llene de leche y no trague aire. Si no quiere más, no le fuerces. Quizás necesite echar aire, ayúdale a expulsarlo y ofrécele de nuevo. Si sigue rechazándolo espera, pero si transcurre más de una hora, tira la leche preparada.

Si se ha quedado fría, coloca el biberón en agua tibia no más de 15 minutos. Nunca uses el microondas, porque calienta de forma desigual y tu bebé podría quemarse.

¿Cómo crear un vínculo afectivo?

Dar el biberón es un gran momento para crear vínculos con el bebé. No es una tarea mecánica, sino algo íntimo entre la madre o el padre y su hijo. Hay que crear una situación tranquila y relajada, decirle cuánto se le quiere, mirarle a los ojos, y estar completamente centrados en este acto.

Leche de fórmula

¿Qué leche de fórmula elegir?

A partir de los seis meses y hasta el año, el bebé puede tomar la leche de continuación como parte de una dieta diversificada en la que se han introducido otros alimentos, según las indicaciones del pediatra, aunque la leche seguirá siendo la base de su nutrición. Para ello, es muy importante elegir leches de fórmula que aporten todos los nutrientes que el bebé necesita en esta etapa, como por ejemplo:

  • DHA: es un tipo específico de ácido graso omega 3 que ayuda al desarrollo visual normal de los niños hasta que cumplen su primer añito (con una ingesta diaria de 100mg de DHA).
  • Hierro: que ayuda al normal desarrollo cognitivo del bebé y refuerza su sistema inmunológico.
  • Calcio: para la correcta evolución de los huesos y dientes.
  • Zinc: mineral esencial para el crecimiento.
  • Vitamina C: refuerza el sistema inmune.
  • Vitamina D: fortalece los huesos.
Enfamil Premium 2

La leche de continuación Enfamil Premium2 aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé a partir de los 6 meses, con una fórmula que incluye todas las vitaminas requeridas para la adecuada ingesta nutricional de tu pequeño.

Una alimentación equilibrada en la primera infancia es fundamental para que tu hijo crezca y se desarrolle adecuadamente, y sentará las bases de su salud futura. Recuerda que ante cualquier duda, lo mejor es consultar con el pediatra.

Actualizado: 6 de Febrero de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD