Google+
YouTube

Bebés y niños

Los percentiles: ¿está creciendo bien mi bebé?
Escrito por Alhelí Quintanilla, periodista especializada en infancia y embarazo

Los percentiles: ¿está creciendo bien mi bebé?

¿Está creciendo bien mi bebé? ¿Coge suficiente peso? ¿Su talla es normal? Preguntas repetidas una y mil veces en la consulta de todos los pediatras. Las respuestas están en las curvas de desarrollo y los llamados percentiles, unas herramientas de referencia usadas en pediatría que sirven para comprobar la evolución del niño y detectar posibles alteraciones.

Peso y talla al nacer

El peso y la talla del los recién nacidos están condicionados por una serie de factores como la edad gestacional, la herencia genética, la evolución del embarazo, que la madre se haya alimentado bien… Un recién nacido a término (40 semanas de gestación) suele tener un peso de entre 3 kg y 4 kg y una talla de entre 48 y 52 cm (las niñas suelen ser un poco más pequeñas que los niños).

En los primeros días de vida, pierde alrededor del 10%, pero se recupera a partir de los ocho o diez días y después despega, ya que es en los dos primeros años de vida cuando más crecemos. En los primeros cuatro meses, el bebé engorda como media entre 800 y 1.000 gramos al mes. Alrededor de los cinco meses suele pesar el doble que al nacer y tres veces más alrededor del año.

Y aún cuando el bebé nace con un bajo peso (menos de 2,5 kg), en la mayoría de los casos (alrededor del 80-85%) se produce una recuperación postnatal del crecimiento. Esta puede ser total o parcial y tiene lugar, habitualmente, durante el primer año de vida y, sobre todo, durante los seis primeros meses.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 01/06/2012

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. José López-Táppero

Experto en trastornos del habla

"Si un niño no habla correctamente, no habla normal, no quiere decir que esté enfermo, y debemos ayudarle a expresarse correctamente"

 

1,8 millones de niños y niñas son víctimas del turismo sexual

Muchos adultos se aprovechan de la vulnerabilidad de los niños, especialmente en las zonas más pobres, para abusar sexualmente de ellos, a veces incluso a cambio de ropa o comida.

Fuente: 'Unicef'

 

PUBLICIDAD