Bebés y niños
Cómo elegir una buena guardería
Resulta muy difícil separarse del bebé y dejarlo en manos de extraños. Antes de tomar una decisión sobre dónde hacerlo, lee las pistas que ofrecemos en este artículo sobre cómo debe ser la guardería ideal.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Cómo elegir una buena guardería

Llevar al niño a la guardería se convierte en una necesidad cuando ambos progenitores trabajan y ningún otro familiar puede hacerse cargo del cuidado del bebé, pero es también una oportunidad para que el niño se relacione con otras personas fuera del entorno familiar y aprenda a convivir con otros niños, sobre todo si no tiene hermanos.

Para los padres resulta muy difícil separarse del bebé y dejarlo en manos de extraños. Lo mejor, antes de tomar una decisión, es pedir referencias, y siempre visitar los centros seleccionados, preguntando todo aquello que les ofrezca dudas. Los padres se sentirán más seguros si el centro elegido cubre sus expectativas, y también transmitirán esta tranquilidad al niño, por lo que la separación será menos traumática.

Siempre que sea posible, lo mejor es que el niño comience la guardería antes de cumplir los ocho meses, porque a esta edad le resulta más fácil adaptarse al cambio; o a partir del año y medio, cuando ya ha adquirido la suficiente autonomía para desenvolverse en un nuevo medio.

Los primeros días es conveniente que el niño pase poco tiempo en la guardería, para que se acostumbre paulatinamente al local, a la compañía de otros niños, y a los adultos que se encargarán de su cuidado.

Qué factores se deben tener en cuenta al elegir guardería

A continuación, te detallamos las claves y factores a considerar para saber cómo elegir una buena guardería:

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Miguel Ángel Royo

El Dr. Royo es miembro del Comité Español Interdisciplinario para la Prevención Cardiovascular (CEIPC).

Dr. Miguel Ángel Royo

Experto en prevención cardiovascular en el embarazo y la infancia
"La prevención cardiovascular debe empezar en el embarazo porque todo aquello que afecte al feto puede tener repercusión en su salud en el futuro; de hecho, hay algunas evidencias, por ejemplo en la composición de fibras musculares del corazón, si ese feto ha sufrido algún tipo de estrés durante el embarazo"

Salud en cifras

1,8
millones de nuevas conexiones sinápticas por segundo crea el cerebro de un bebé
Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)'