PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Cosmética ecológica
Los productos cosméticos naturales están desbancando a las marcas de belleza tradicionales. Te contamos cómo son, qué pueden hacer por ti, y cómo distinguirlos de los que quieren parecer ecológicos sin serlo.
Escrito por Carmen Salmerón, Periodista especializada en Salud

Qué es un cosmético ecológico

Cosmética verde, cosmética ecológica, natural, eco-friendly, todos estos términos aparecen cada vez más en los envases de los cosméticos. Y es que lo ecológico es algo ya asentado en nuestra sociedad, e influye significativamente en la toma de decisiones de los consumidores. Son muchos los que buscan un producto natural que pueda cuidar su piel o su cabello sin aditivos químicos.

Decantarnos por el uso de la cosmética ecológica conlleva, además, una doble filosofía. Por una parte, son productos cuyos ingredientes, de origen natural, no contienen sustancias artificiales (aluminios, parabenos o perfumes sintéticos) que se acumulen en el organismo, y mejoran las funciones dérmicas de una forma saludable. Por otra, su uso nos hace partícipes de una cosmética cuyos principios activos, derivados de extractos de plantas, han sido obtenidos mediante sistemas de cultivo ecológico, libres de transgénicos y pesticidas, que buscan un impacto ambiental mínimo.

Además, las grandes marcas de la cosmética ecológica desarrollan políticas de comercio justo, protegiendo a los agricultores, y promoviendo el desarrollo de las comunidades en los continentes y países donde realizan los cultivos de los vegetales con los que crean sus fórmulas. Las empresas de productos de cosmética ecológica utilizan para la elaboración de sus cremas los mínimos procesos de transformación, y emplean materiales reciclables en los métodos de envasado.

Hay que destacar que en la mayoría de los casos estos productos catalogados como naturales y libres de químicos, por su cuidada producción y elaboración tienen un precio más elevado que el resto de productos que no cuentan con esta distinción. De igual manera encontrar estos productos requiere una búsqueda, aunque cada vez se ofrecen más en supermercados y droguerías.

Cuando se prueban por primera vez, llama la atención que los cosméticos ecológicos son más líquidos y aceitosos que los convencionales, porque no contienen en sus fórmulas agentes derivados del petróleo, como las siliconas, ni otros espesantes. En cambio, sí se encuentra un gran número de extractos vegetales que proceden del uso tradicional de las plantas y aceites esenciales. Por su alta calidad y la sensación de bienestar que producen son, cada vez más, una alternativa real a la cosmética tradicional.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD