PUBLICIDAD

Mascotas
Cobaya
La cobaya es un roedor que se ha acostumbrado perfectamente a vivir como animal de compañía. Su carácter simpático y dócil ha hecho que sea una de las mascotas preferidas en las familias con niños.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Alimentación e higiene de la cobaya

Las cobayas son herbívoras, por lo que las frutas y verduras serán imprescindibles en su dieta. Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de alimentar a nuestra cobaya es que estos animales no procesan la vitamina C, por lo que se le deberá suministrar mediante la comida. La verdura que más vitamina C tiene es el pimiento, tanto el rojo como el verde, por lo que se le puede dar a menudo. También son buenas las espinacas, las endivias, y las zanahorias, pero se deberá tener cuidado con la lechuga, ya que tiene gran cantidad de agua y puede provocarle diarrea. Las cobayas no pueden comer repollo, perejil, leche o cebolla, entre otras cosas. Los alimentos que se le den a estos roedores siempre deben estar a temperatura ambiente.

Otro de los alimentos que la cobaya comerá si está creciendo es el pienso, y hay que procurar que no contenga pipas. La mayoría de los sacos de este alimento que se pueden encontrar en el mercado cuentan con una cantidad apropiada de vitamina C, pero sus propiedades van desapareciendo una vez que se abre el envase.

Por último, no deberá faltarle una gran fuente de fibra, el heno, ya que es sumamente importante por dos motivos: porque su consumo ayuda a desgastar los dientes del animal, y porque las cobayas, al igual que los conejos, carecen de movimientos intestinales, por lo que para poder defecar tienen que seguir comiendo. Este heno no deberá tener semillas, o muy pocas, y será vegetal.

El agua estará siempre disponible y hay que cambiársela cada día para evitar posibles infecciones. Si se le quiere dar algún tipo de premio, se puede optar por ofrecerle pipas de girasol sin sal; les gustan mucho y a la vez les divierten porque deben pelarlas para comerlas. Por último, hay que destacar que las cobayas realizan cecotrofia, es decir, ingieren sus propias heces para poder nutrirse de nuevo de ellas. Esto sólo sucede cuando el animal no dispone de todos los nutrientes que necesita.

Higiene y limpieza de tu cobaya

Las cobayas no desprenden mal olor, siempre y cuando se mantenga una higiene adecuada dentro de la jaula. Es recomendable quitar las heces a diario o cada dos días, y cambiar el sustrato, limpiando bien el fondo con agua y jabón neutro, una vez a la semana; por último, se realizará una desinfección de la jaula una vez cada mes.

Hay que prestar especial atención a las uñas de este roedor, ya que tienden a crecerles mucho y si no las desgastan correctamente pueden provocarles problemas de salud. Sus dientes incisivos tienen la misma tendencia, por ello es aconsejable colocar en la jaula una piedra de sales minerales, como el calcio, para que ellas mismas se los limen. Si aun así les crecen mucho hay que llevarlas a un veterinario para que proceda a limar o cortar, no se debe hacer en casa ya que se puede cortar el nervio de la uña del animal.

El cepillado de las cobayas depende del tipo de pelo. A las de pelo corto es suficiente con cepillarlas una vez a la semana, mientras que las de pelo largo necesitan un cepillado cada dos días. Siempre se utilizará un cepillo de cerdas suaves.

No es necesario bañar a la cobaya, pero en el caso de que se haya ensuciado mucho se le puede lavar con mucho cuidado, evitando el contacto del agua con los ojos, orejas y morro, para prevenir problemas como la otitis, y secándola después muy bien con una toalla, y no utilizar nunca para ello un secador eléctrico. Si el roedor es macho se observarán sus genitales, ya que suelen arrastrarlos para marcar territorio, y si hay suciedad se limpiará cuidadosamente con un bastoncillo. 

Actualizado: 10 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD