Cebolla, una aliada para tu salud
La cebolla es un ingrediente básico en cualquier cocina por su capacidad para mejorar el sabor de otros alimentos, pero además es una fuente de salud por su efecto antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano.

Características nutricionales de la cebolla

Actualizado: 17 de febrero de 2020

La cebolla es un ingrediente indispensable en cualquier despensa, pero quizás por resultar tan accesible en ocasiones puede parecernos incluso insignificante. Y nada más lejos de la realidad, pues la cebolla es un complemento muy sano a la vez que muy útil en la cocina. Y es que, a su efecto antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano –gracias a su gran aporte de fibra de alta calidad, de flavonoides y de compuestos azufrados–, hay que sumarles las posibilidades que ofrece para alegrar nuestras ensaladas, potenciar sofritos o el sabor de otros alimentos en numerosos platos.

En época de alimentos gourmets para foodies, la cebolla gana enteros por su sencillez, versatilidad y facilidad de acceso para todos los bolsillos. En definitiva, estos son los motivos que harán mirarla con otros ojos:

  • Cebolla: aporte de agua

    Gran aporte de agua

    Tal y como ocurre con la mayoría de las hortalizas, la cebolla tiene una gran proporción de agua (hasta el 90%), por lo que ayuda a hidratar nuestra dieta.

  • Cebolla: escasas calorías

    Escasas calorías

    “Su aporte calórico es muy bajo, pues concretamente se estima que añade unas 40 Kcal por cada 100 gramos de parte comestible cuando se consume cruda,”, explica Ángeles Carbajal, profesora titular de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, quien añade que “tiene pequeñas cantidades de hidratos de carbono sencillos (entre el 3% y el 9%) y algo de proteína (1%), por lo que no contiene grasa ni colesterol”.

  • Cebolla: fibra

    Fibra de calidad

    Entre las principales características de la cebolla destaca la cantidad y calidad de la fibra dietética que aporta, un 2% aproximadamente, ya que se trata de un tipo de fibra soluble, principalmente fructooligosacáridos, que resulta muy adecuada para mantener una buena salud intestinal.

  • Cebolla: aporte de minerales

    Aporte de minerales

    Esta hortaliza tampoco está exenta de vitaminas ni minerales. En concreto, en su interior está presente el potasio, el fósforo, el magnesio, el hierro e incluso el calcio, mientras que el sodio es muy escaso.

  • Cebolla: vitaminas

    Vitaminas

    En la cebolla sobresalen las vitaminas del grupo B, como el ácido fólico, así como la vitamina C, presente en unos 19 mg. “De cualquier manera, como el consumo, aunque se use ampliamente, es relativamente bajo, ya que suele ser de unos 20-30 g/persona y día (una cebolla de unos 140 -200 gramos a la semana), el aporte de minerales y vitaminas, excepto el de potasio o el de vitamina C si se come cruda, no es muy relevante en la dieta”, matiza la profesora Carbajal.

Creado: 8 de noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD