PUBLICIDAD

Tercera edad
Osteomalacia
La osteomalacia es una enfermedad que afecta a la mineralización del hueso de los ancianos, produciendo dolor e incluso fracturas óseas. Conoce las medidas que pueden ayudar a prevenir su aparición.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Qué es la osteomalacia

Anciano con dolor de espalda debido a la osteomalacia

La intensidad de los síntomas de la osteomalacia varía de una persona a otra, y en muchos casos el paciente se encuentra asintomático.

La osteomalacia es una enfermedad del metabolismo óseo que se caracteriza por la disminución de la mineralización del hueso. Se trata de un problema que afecta especialmente a las personas de la tercera edad. Cuando este mismo trastorno ocurre en los niños se denomina raquitismo, y en este caso se altera, además, el cartílago de crecimiento.

Para que se produzca la mineralización del hueso se requieren sales de calcio y fosfatos. La absorción de estas sustancias, y más concretamente la del calcio, depende de la vitamina D, cuya principal fuente es la piel, donde se sintetiza por la acción de la luz ultravioleta que recibimos de los rayos solares. De este modo, es necesario un adecuado aporte de estas tres sustancias para que se produzca correctamente la mineralización de la matriz ósea y el proceso de osificación. Las causas más frecuentes de osteomalacia son las alteraciones del metabolismo de la vitamina D y del fosfato.

A quién y cómo afecta la osteomalacia

La osteomalacia es una enfermedad relativamente frecuente en algunas zonas del mundo. Se calcula que afecta a unos 20-25 millones de personas en Estados Unidos, siendo especialmente frecuente en ancianos y en mujeres postmenopáusicas. Desde un punto de vista geográfico, predomina en países asiáticos, especialmente en personas de raza hindú, mientras que es rara en África y en América Latina.

La intensidad de los síntomas es variable de un paciente a otro. De hecho, en muchos casos el paciente se encuentra asintomático a pesar de padecer la enfermedad, mientras que en otros puede llegar a experimentar mucho dolor. Las manifestaciones clínicas, analíticas y radiológicas de este proceso son variables y pueden confundirse con otras enfermedades, especialmente con la osteoporosis, que es una enfermedad sistémica del esqueleto producida por una pérdida de masa ósea y una alteración de la microarquitectura del tejido óseo. Esto provoca mayor fragilidad del mismo y un aumento del riesgo de fracturas.

Se pueden poner en práctica diferentes medidas preventivas que ayudan a evitar la aparición de la osteomalacia. Si la enfermedad ya está instaurada, es necesario iniciar tratamiento, como veremos a continuación, y la respuesta a éste suele ser bastante buena.

Actualizado: 17 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. José Manuel Olmos, coordinador del grupo de trabajo de osteoporosis de SEMI

El Dr. José Manuel Olmos Martínez es el coordinador del Grupo de Trabajo de Osteoporosis de la Sociedad Española de Medicina Interna.

Dr. José Manuel Olmos

Coordinador del grupo de trabajo de osteoporosis de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)
“La osteoporosis es una enfermedad que se padece en la ancianidad pero que comienza en la infancia”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

67%
de los cuidadores de enfermos de alzhéimer son mujeres
'Fuente: 'Fundació ACE''