PUBLICIDAD

Tercera edad
Vacunas en la tercera edad
En los mayores de 60 años, sobre todo si padecen enfermedades crónicas, las vacunas contra la gripe o el neumococo disminuyen significativamente la mortalidad y las hospitalizaciones. Conoce cuáles debes ponerte.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Vacunas en la tercera edad, por qué son necesarias

Vacunación de una persona de la tercera edad

La edad es un factor de riesgo porque la inmunidad celular desciende al cumplir años y porque el paciente mayor puede padecer enfermedades crónicas.

Las vacunas no solo son imprescindibles para proteger la salud de bebés y niños. En la población adulta, y especialmente en el caso de las personas mayores de 60 años y en aquellos que padecen enfermedades crónicas, las campañas de vacunación frente a patologías como la gripe o la enfermedad neumocócica, pueden disminuir significativamente la morbimortalidad de los grupos de riesgo, y reducir la tasa de hospitalizaciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha fijado como objetivo que la cobertura vacunal alcance al menos al 75% de los mayores de 65 años, sin embargo, durante la temporada 2012-2013, en España solo se vacunó el 59,1% de este colectivo. Por ello, los expertos del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) quieren concienciar a la sociedad de la seguridad de estos fármacos y de los beneficios que suponen, tanto para la persona vacunada como para el conjunto de la comunidad.

Las vacunas contra la gripe y el neumococo, por ejemplo, reducen más de un 30% la hospitalización de personas mayores, y un 50% la mortalidad causada por estos virus y las complicaciones asociadas. Y es que la gripe, una afección con la que estamos tan familiarizados que solemos considerarla como algo muy molesto pero sin mayores consecuencias, puede provocar otras enfermedades como neumonía, bronquitis, otitis, sinusitis o amigdalitis, como explica Primitivo Ramos Cordero, coordinador médico-asistencial del servicio regional de Bienestar Social de la Comunidad de Madrid.

Como recuerdan los expertos, la edad es un factor de riesgo en estos casos porque la inmunidad celular desciende al cumplir años, a lo que además se añade el hecho de que el paciente mayor puede padecer enfermedades crónicas, como diabetes, trastornos cardiovasculares o afecciones del aparato respiratorio (EPOC, asma…), que le hacen más vulnerables a sufrir complicaciones.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD