PUBLICIDAD

Tercera edad
Osteomalacia
La osteomalacia es una enfermedad que afecta a la mineralización del hueso de los ancianos, produciendo dolor e incluso fracturas óseas. Conoce las medidas que pueden ayudar a prevenir su aparición.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Causas de la osteomalacia

Causas de la osteomalacia

Los bajos niveles de vitamina D y la alteración del metabolismo del fosfato son las principales causas de osteomalacia.

La osteomalacia puede estar producida por muchas causas, pero las más importantes son dos: las alteraciones del metabolismo de la vitamina D y las alteraciones del metabolismo del fosfato. Estas sustancias son fundamentales para que se produzca una adecuada mineralización del hueso, por lo que su disminución o ausencia produce la formación de un hueso debilitado que tiene más riesgo de sufrir deformidades o incluso fracturas.

  • Déficit de vitamina D: es la causa más frecuente de osteomalacia. La vitamina D es una vitamina del grupo de los esteroides que desempeña un papel muy importante en el metabolismo de los huesos, pues se encarga de regular el paso de calcio a éstos. Por ello, si hay una carencia de vitamina D, los huesos no se forman adecuadamente. El déficit de vitamina D puede estar producido por diferentes motivos:
    • Déficit de aporte con la dieta (causa más frecuente) y exposición inadecuada al sol. Dado que la principal fuente de vitamina D es la síntesis cutánea, la falta de aporte con la dieta no llega a tener trascendencia si la exposición al sol es adecuada. Tienen mucho riesgo de desarrollar un déficit de vitamina D aquellos ancianos que apenas salen de su domicilio o los que se encuentran internados en residencias.
    • Enfermedades gastrointestinales, del hígado o del páncreas también pueden producir un déficit vitamínico.
    • Cirugías del aparato digestivo (cirugías del estómago, cirugías en las que se extirpa una parte del intestino o cirugías en pacientes con obesidad mórbida) producen malabsorción de la vitamina D.
    • Alteraciones metabólicas (déficit de algunas enzimas por alteraciones en diferentes órganos, como el hígado o el riñón).
    • Fármacos antiepilépticos como el fenobarbital.
    • Enfermedades hereditarias.
  • Hipofosforemia (niveles bajos de fosfato en sangre):
    • Déficit de aporte con la dieta.
    • Disminución de la reabsorción de fósforo producida por enfermedades de diferente tipo (hereditarias, no hereditarias o enfermedades del riñón como el síndrome de Fanconi o la acidosis tubular renal).
  • Otras causas de osteomalacia menos frecuentes: puede haber osteomalacia en ausencia de alteraciones de la vitamina D y del fosfato. Así, existen enfermedades raras o fármacos que producen un trastorno de la mineralización ósea.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD