La vejiga, situada en la zona inferior del abdomen, es un órgano con forma de globo, hueco, que puede distenderse para almacenar la orina, hasta que el cerebro da la orden de micción y se vacía. Cuando se desarrollan células cancerosas en los tejidos que forman la vejiga, se produce el cáncer de vejiga, la neoplasia maligna más frecuente del aparato urinario. El tipo más frecuente es el tumor de células epiteliales, de transición o uroteliales, que son las que tapizan el interior de la vejiga.

PUBLICIDAD

Esta enfermedad es cuatro veces más frecuente en hombres de más de 60 años, y tiene mayor incidencia en zonas urbanas. Se estima que el riesgo de padecer este tumor está en torno al 4% de la población masculina, diagnosticándose más de 150.000 nuevos casos anuales en Europa. Existen también algunas diferencias raciales, ya que aparece con mayor frecuencia en las razas blanca e hispana.

El 80% de los tumores vesicales son aún superficiales en el momento del diagnóstico, pero el gran problema es la gran tendencia que tienen a reaparecer en zonas adyacentes a la lesión primaria. También es destacable que un tercio de los tumores puede presentar metástasis en otros órganos en el momento del diagnóstico.

Tanto las opciones terapéuticas como el pronóstico van a depender fundamentalmente de la invasión que haya producido el tumor a capas más profundas de la pared de la vejiga, estableciéndose en la actualidad un tipo de tumor invasor y otro no invasor.

PUBLICIDAD

Ante la presencia de hematuria (orina con sangre) debemos consultar al médico pues puede ser la expresión inicial y, a veces, única de un tumor de vejiga.

Fases del cáncer de vejiga

Etapas del cáncer de vejiga

La evolución del tumor de vejiga se clasifica de acuerdo a las siguientes etapas:

  • Etapa 0: o estadio inicial, donde el tumor es muy superficial y afecta únicamente al revestimiento interno de la vejiga.
  • Etapa I: aunque se ha extendido por el tejido interno de la vejiga, no afecta todavía a la pared muscular.
  • Etapa II: el cáncer afecta también a los músculos de la vejiga.
  • Etapa III: la enfermedad se ha propagado a la pared muscular de la vejiga, al tejido circundante e, incluso, al aparato reproductor.
  • Etapa IV: Las células cancerosas alcanzan la pared del abdomen o los ganglios linfáticos cercanos. Puede que exista metástasis en órganos más alejados como el hígado, los pulmones o los huesos.

    PUBLICIDAD

  • Recurrente: es cuando la enfermedad recidiva tras haber sido tratada. Puede reaparecer en la vejiga o en otra zona del organismo.

Creado: 9 de enero de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD