PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Hiperfagia
La hiperfagia, o consumo desmedido y descontrolado de alimentos, supone un trastorno de la conducta alimentaria que puede estar producido por diversas causas. Tratarlas te ayudará a controlar el apetito.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Qué es la hiperfagia y qué la produce

La hiperfagia consiste en el aumento exagerado del apetito por parte de la persona afectada que hace que consuma una mayor cantidad de alimentos de la que necesita. Las personas que sufren este trastorno alimentario ingieren enormes platos de alimentos, incluso justo después de haber realizado una comida considerada normal. Y esto sucede de forma continuada, no es un proceso puntual sino mantenido en el tiempo y de manera repetida.

Además de la ingesta desmedida de alimentos, las comidas se prolongan mucho en el tiempo, sin darlas por finalizadas en un tiempo moderado. La ingestión de comida se suele realizar con poca masticación, de manera rápida y sin una clara preferencia de alimentos con alguna composición concreta, siendo habitual la toma de productos grasos y azucarados. Las personas con hiperfagia, además, tienen las sensación de no controlar este proceso y sentirse a merced de su trastorno, ya que no consiguen saciarse por más que coman.

Igualmente, suelen mostrar un nerviosismo excesivo, e incluso vergüenza si les miran por no poder controlar este apetito voraz, por lo que tienden a aislarse a la hora de la comida y tener un sentimiento de culpa e inseguridad patentes.

Causas de la hiperfagia

La hiperfagia no se considera una enfermedad en sí misma, sino más bien, una alteración provocada por otra patología subyacente que es la verdadera causante de este deseo compulsivo por la comida. Lo más probable es que esté originada por enfermedades metabólicas como la diabetes mellitus o la hipoglucemia; por otras patologías con componente psiquiátrico como la bulimia, depresión, estrés o ansiedad o por alteraciones hormonales como el hipertiroidismo. Así que, como síntoma de otras enfermedades, la prevención y tratamiento deberán ir encaminados hacia la enfermedad de base, solo así se podrá controlar este trastorno alimentario.

Asimismo, existen algunos fármacos que pueden ocasionar este problema. Parece ser que la hiperfagia está motivada por la inactividad de una sustancia denominada leptina que es la hormona encargada de controlar la sensación de hambre/saciedad y producir esta última para frenar la ingesta. Si esta hormona no realiza de forma efectiva su función, la persona no se sacia de manera habitual y realiza ingestas muy superiores.

Las personas susceptibles de padecer hiperfagia son aquellas que padecen las patologías de base y, habitualmente, están mal controladas. Además, debe tener la alteración genética que provoca la formación de leptina de manera ineficaz. Identificarlo a tiempo e intentar poner las medidas oportunas en lo que se refiere a pautas de control alimentario y tener un apoyo psicológico o psiquiátrico, ayudará a estos pacientes a mejorar su evolución.

Actualizado: 30 de Diciembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ángela Quintas

La dietista-nutricionista Ángela Quintas explica cómo combinar los alimentos para aprovechar mejor sus nutrientes, y nos ofrece consejos y pautas para adelgazar sin pasar hambre, sin poner en riesgo la salud, y de forma definitiva.

Ángela Quintas

Experta en nutrición, y autora de ‘Adelgaza para siempre’
“La gente que hace dieta y pierde seis kilos en una semana lo que baja son líquidos y masa muscular; y si baja la masa muscular, disminuye el metabolismo basal, se produce el ‘efecto rebote’, y se recuperan los kilos perdidos en forma de grasa”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

9,7
gramos de sal diarios consume de media cada español, el doble de lo que recomienda la OMS
'Fuente: 'Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)''