PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de Solomon
El poder de influencia del grupo es tan poderoso para las personas con Síndrome de Solomon que les impide dar sus propias opiniones y destacar mostrando su talento. Descubre las claves para no infravalorarte.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

¿Qué es el Síndrome de Solomon?

Síndrome de Solomon

El Síndrome de Solomón puede hacer que se pierda la identidad por el miedo a destacar sobre el resto.

Nuestro comportamiento en los entornos sociales puede ser muy variado. A algunos les gusta distinguirse del grupo mientras que otros prefieren confundirse con el mismo no destacando en nada. Ambas conductas pueden resultar problemáticas cuando se perpetúan o se llevan al extremo. En lo que al segundo se refiere sus consecuencias pueden verse reflejadas en diferentes ámbitos, siendo el laboral uno de los más relevantes. Así, la falta de propuesta de ideas diferentes (aún teniéndolas claras en la cabeza) o no mostrar desaprobación a las opiniones del grupo por no resultar ser “el diferente” a pesar de que las nuestras sean brillantes, son dos ejemplos de la conducta social a la que nos referimos que, cuando se repite en varias ocasiones y causa interferencia cotidiana, recibe el nombre de Síndrome de Solomon.

El experimento de Solomon

En los años 50, al psicólogo Solomon Asch se le ocurrió un experimento. Mostraba a un grupo de estudiantes cuatro líneas y les pedía que dijeran en voz alta cuál de las tres primeras líneas era igual a la cuarta ubicada justo al lado de las mismas. Todos los estudiantes con excepción de uno (a quien le dejaba responder el último para que así se percatara de la opinión de sus compañeros) tenían la instrucción de responder de manera incorrecta a pesar de que la respuesta fuera obvia. Los resultaros mostraron como un 75% de los sujetos experimentales (los que respondían los últimos) se dejaban influir por la respuesta errónea de sus compañeros emitiendo también ellos una respuesta errónea.

Cuando en una sala privada Solomon preguntaba de nuevo al sujeto experimental, todos conocían la respuesta correcta y manifestaban no haberse atrevido a decirlo porque era diferente a lo que pensaba el grupo, explicando su comportamiento por el miedo a hacer el ridículo o a equivocarse. Este experimento de psicología social muestra como el ser humano está altamente influenciado por la conducta de su propio grupo, por lo que su experimento se recoge por los teóricos del crecimiento personal para poner nombre a un conjunto de conductas derivadas de la imitación o presión del grupo que se agrupan bajo el epígrafe ‘Síndrome de Solomon’.

¿En qué consiste el Síndrome de Solomon?

Todos nos hemos encontrado ante situaciones en las que hemos preferido no mostrar nuestra opinión a pesar de estar seguros de ella porque el resto del grupo pensaba lo contrario. El Síndrome de Solomon puede definirse como el miedo patológico a ser el elemento diferente a un grupo, un temor que provoca que, con el fin de evitarlo y no quedar mal, el sujeto opte por hacer lo mismo que hace el grupo. Si observamos un grupo de animales (por ejemplo una bandada de pájaros) veremos cómo ante determinadas circunstancias la actuación del grupo es la misma por parte de todos sus miembros. En este sentido, hacer lo que hacen los otros en un primer momento puede resultar adaptativo para la especie, puesto que nos protegeríamos frente a posibles peligros. Esto es también aplicable para el ser humano.

Sin embargo, una vez más el denominado “animal inteligente” vuelve a convertir lo adaptativo en desadaptativo, ya que esta conducta aplicada en situaciones sociales que no lo merecen (por ejemplo dejar de dar nuestra opinión o no actuar como nosotros consideramos ante una injusticia o una situación laboral por no separarnos del comportamiento grupal…) puede hacer que perdamos nuestra identidad, dando lugar a problemas sociales y personales.

Y es que, la necesidad de sentirse aceptado por todo el entorno, así como la deseabilidad social (llevar a cabo una conducta socialmente deseable) son dos de los principales factores causantes del síndrome de Solomon, en el que se desarrolla un comportamiento con el que se intenta evitar el juicio social negativo, haciendo que perdamos así la posibilidad de brillar “con luz propia”.

Actualizado: 5 de Agosto de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Entrevista Francisco Gavilán, autor de 'Nadie es perfecto'

Francisco Gavilán, psicólogo, acaba de publicar 'Nadie es perfecto'.

Francisco Gavilán

Psicólogo y autor de 'Nadie es perfecto'
“Para gestionar la envidia hay que transformar esta emoción negativa en un estímulo basado en la idea de que ‘si tú pudiste, yo también puedo’, y convertirla así en una ambición”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

600.000
personas sufren esquizofrenia o trastornos asociados en España
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM)’'