PUBLICIDAD

Síndrome posvacacional
La vuelta de las vacaciones puede ser más dura de lo esperado. Las obligaciones, la rutina, el trabajo… se te echan encima como una losa y tu salud lo nota. Descubre cómo evitar caer en el síndrome posvacacional.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Qué es el síndrome posvacacional

Mujer con síndrome posvacacional

Todos necesitamos un periodo de adaptación al entrar de nuevo en contacto con nuestro día a día tras un largo periodo de descanso como son las vacaciones. Para que dicha adaptación tenga lugar, nuestro organismo pone en marcha una serie de respuestas físicas, cognitivas y comportamentales que nos ayudan a enfrentarnos a las nuevas demandas. Este proceso que es normal y universal puede en algunos casos complicarse dando lugar a una sintomatología diversa que muchos agrupan bajo el epígrafe de 'síndrome posvacacional' y que, aunque no suele requerir tratamiento, en algunas ocasiones puede provocar incluso la necesidad de una baja laboral.

Sin embargo, hay que aclarar que el síndrome posvacacional no tiene entidad clínica, puesto que no está incluido en los manuales diagnósticos de los trastornos mentales habituales. Es por ello, que hasta el momento no es reconocido como enfermedad ni trastorno psicológico por la Organización Mundial de la Salud (OMS). No obstante, el conocimiento e incremento de la información sobre el mismo hace que cada vez sean más las personas que se ven reconocidas por sus síntomas y que busques soluciones para atenuarlo.

Prevalencia del síndrome posvacacional

Según los datos obtenidos por una encuesta elaborada por Adecco, el 37% de los trabajadores españoles presenta síndrome posvacacional durante el mes septiembre, justo después de las vacaciones más largas del año, las de verano. Estas cifras reflejan un aumento del 4% respecto al número de afectados del año anterior, según la compañía.

Según han indicado, después de realizar una encuesta a unos 1.000 trabajadores, han observado que el 63% restante, aunque no tuvo un síndrome posvacacional intenso, sí presentaron cuadros de estrés y fatiga asociados a la vuelta al trabajo. Incluso los niños también pueden llegar a padecerlo, lo que puede afectar de manera directa en su rendimiento escolar.

La duración del síndrome posvacacional puede oscilar desde dos o tres días hasta incluso una o dos semanas, y en los casos más extremos incluso meses. En cuanto a la edad en la que predomina este malestar, los datos sostienen que este síndrome es más frecuente en jóvenes de 30 a 44 años.

Actualizado: 3 de Septiembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD