PUBLICIDAD

Tercera edad
Telegeriatría
El empleo de las nuevas tecnologías en el ámbito de la salud permite a los adultos mayores recibir atención médica sin salir de su domicilio gracias a la telegeriatría, que es la telemedicina destinada a la tercera edad.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Especialidades médicas en las que se usa telemedicina

Cada día surgen novedades en torno a la telemedicina y sus utilidades, ya que aparecen robots capaces de realizar una cirugía siendo dirigidos por una única persona, o aplicaciones móviles que controlan todas nuestras constantes vitales; pero lo que realmente está percibiendo y agradeciendo más la población es que la comunicación con su médico es más directa y sencilla.

La comunicación no solo se refiere a la posibilidad que tienen los adultos mayores y las personas en situación de dependencia de hablar con el especialista en cualquier momento, sino que la tecnología también permite a los profesionales médicos estar “en contacto” con la salud de sus pacientes de forma directa y continuada.

Algunos ejemplos de esta comunicación que facilita la telegeriatría se observan en diferentes especialidades médicas:

  • Cardiología: es posible seguir a distancia la evolución clínica de pacientes portadores de dispositivos como los marcapasos, desfibriladores, registros de electrocardiograma implantables (holter); así como conocer en tiempo real y a distancia los valores de tensión arterial, frecuencia cardíaca, peso, nivel de oxígeno en la sangre, nivel de glucosa sanguíneo o de anticoagulación en pacientes bajo tratamiento con fármacos anticoagulantes.
  • Dermatología: fue una las primeras especialidades en las que se aplicó la telemedicina, ya que simplemente enviando una imagen de una alteración en la piel, el dermatólogo puede valorar si es necesario un estudio más específico del posible problema, si el tratamiento está siendo efectivo, o si es necesario cambiarlo.
  • Podología: las ventajas que ofrece la telemedicina en esta especialidad son semejantes a las que se obtienen en la dermatología, más aún cuando el problema en el pie impide caminar a la persona mayor.
  • Neurología: permite el seguimiento de las personas con demencia, alzhéimer, párkinson, migrañas, etcétera, algo fundamental para administrar el tratamiento más adecuado.
  • Endocrinología: el control del peso o del azúcar en sangre, así como realizar el seguimiento de una dieta concreta, es posible sin tener que acudir a la consulta.
  • Rehabilitación: a través de videoconferencia el paciente puede realizar los ejercicios y estiramientos que necesita, sin tener que acudir todos los días al centro de salud.

A esto hay que sumarle que ya existen dispositivos que hacen posible que el paciente registre él mismo marcadores clínicos y funcionales, como es el peso, la tensión arterial, el nivel de glucosa en sangre, o la frecuencia respiratoria, y se los facilite al profesional sanitario, que los puede consultar online en cualquier momento con el fin de hacer un seguimiento exhaustivo y evitar posibles problemas de salud, de forma rápida y sencilla.

Actualizado: 7 de Junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD