Coronavirus y alzhéimer: consejos para cuidadores

Padecer alzhéimer no aumenta el riesgo de infectarse por coronavirus, pero a estos pacientes les cuesta más el confinamiento o tomar medidas para evitar el contagio. Estos consejos ayudan a protegerlos y a que se adapten mejor.
Coronavirus y alzhéimer

Actualizado: 6 de mayo de 2020

En la actual situación de cuarentena por coronavirus solo está permitido quebrantar las normas de confinamiento y aislamiento social en determinados casos, y la atención a personas dependientes como los pacientes con alzhéimer o algún otro tipo de demencia constituye una de esas excepciones. La tarea de los cuidadores es ahora más complicada porque las personas con demencia suelen ser mayores de 65 años, consideradas población de riesgo para contraer el COVID-19 o padecer síntomas más graves de la enfermedad, por lo que no pueden salir de sus domicilios ni acudir a centros de día donde antes pasaban unas horas realizando actividades para mantener sus facultades, mientras su cuidador descansaba.

COVID-19 en personas con demencia

No se han encontrado evidencias de que el hecho de padecer alguna demencia aumente el riesgo de infectarse con SARS-CoV-2, ni de otros coronavirus como el de la gripe o el catarro, pero el hecho de que estos pacientes suelan tener una avanzada edad, y otras enfermedades como hipertensión o diabetes sí puede aumentar el riesgo.

La situación de confinamiento, sin embargo, sí puede afectar especialmente a estos pacientes. Como nos explica Teresa Ramírez, coordinadora de la Sección de Estudio de Neuropsicología de la Sociedad Española de Neurología (SEN) "son demasiados días y, por lo que estamos observando, pueden alterarse mucho, agitarse o ponerse nerviosos; quizá no entienden exactamente qué es lo que está pasando, y pueden perder un poquito más la noción del tiempo. Por eso es importante intentar mantenerlos orientados y decirles a diario en qué día estamos".

También es complicado que las personas con demencia puedan o quieran adoptar las medidas higiénicas y precauciones recomendadas para evitar el contagio, como lavarse correctamente las manos, por lo que deben ser sus cuidadores los que asuman esta responsabilidad por ellos, extremando la vigilancia.

Mujer con demencia lavándose las manos para prevenir el coronavirus

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la fiebre y otros síntomas del coronavirus también pueden agravar el deterioro cognitivo o la demencia.

Cómo ayudar a los pacientes de alzhéimer a sobrellevar el aislamiento

El hecho de tener que permanecer en casa sin poder ni siquiera dar un paseo al que seguramente estarían acostumbrados, puede empeorar las manifestaciones emocionales de los pacientes con alzhéimer, por lo que sus cuidadores tienen que tener mucha paciencia para ayudarles a adaptarse a estas circunstancias.

Teresa Ramírez afirma que "lo más importante es seguir organizando los días haciendo un planning diario, incluso por horas, y hacer partícipe al paciente, porque en estas personas lo más importante es mantener la rutina". Y añade que es necesario que en el planning se incluyan actividades como el baño y el aseo.
Actividades mentales para personas con demencia o alzhéimer

En muchos casos, además, los cuidadores de estos enfermos son sus propias parejas, que también son mayores, y sufren por partida doble las consecuencias del confinamiento. Por todo ello, estos consejos de los expertos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) pueden facilitar la tarea de los cuidadores:

  • Explicarle la situación actual de forma sencilla, de modo que se adapte a su nivel de comprensión y habilidades cognitivas, aclarándole por qué no podemos salir de casa o recibir visitas de familiares o amigos.
  • Limitar al máximo el contacto con el paciente si en la casa hay alguna persona infectada o niños que pudieran tener la enfermedad, aunque estuvieran asintomáticos.
  • Establecer y mantener un horario de rutinas para que el paciente se vea lo menos afectado posible por el cambio que supone la cuarentena.
  • Es especialmente importante que el paciente con alzhéimer tenga unos horarios regulares para dormir y comer. Procurar que le dé la luz de sol durante el día, y que salga al patio o terraza si la casa dispone de ellos. Las siestas, si las hace, deben ser cortas para que no alteren su descanso nocturno.
  • Dedicar también un tiempo todos los días para que realice actividades de ocio para las que esté capacitado, incluyendo las labores domésticas de las que se pueda encargar, porque esto ayudará a mantener su capacidad cognitiva. Teresa Ramírez indica que en internet podemos encontrar muchos recursos de actividades cognitivas, que aunque no estén específicamente destinados a la evolución o las características individuales de cada paciente, les ayudarán a mantenerse mentalmente activos.
  • Realiza actividad física. Hay que intentar que el paciente se mueva, aunque sean breves paseos por la casa, a su ritmo. También se pueden consultar en internet o en programas televisivos otro tipo de ejercicios o estiramientos que se pueden hacer en el interior del domicilio aunque no se disponga de mucho espacio, y que ayudan a mantener la agilidad, el equilibrio, la fuerza y la masa muscular.
Persona con demencia junto a la ventana

Consejos para cuidadores de personas con demencia en el hogar

Las personas que se encargan de cuidar a pacientes con alzhéimer u otro tipo de demencia también han de seguir las pautas recomendadas por el Ministerio de Sanidad para prevenir la infección por coronavirus pero, además, la SEN ha elaborado una serie de recomendaciones específicas para estos cuidadores, ya sean profesionales o familiares de enfermo, como:

  • Estar alerta antes posibles signos de confusión en el paciente. Un aumento repentino de los síntomas de confusión puede indicar que el paciente con demencia tiene alguna enfermedad, por lo que si se produce esta situación es necesario ponerse en contacto cuanto antes con los servicios sanitarios.
  • Lógicamente, el cuidador tiene que asegurarse de no tener síntomas, ni estar infectado de forma asintomática.
  • Planificar la adquisición de medicamentos. Consulte con el médico o el farmacéutico la posibilidad de conseguir recetas para que los fármacos que formen parte del tratamiento habitual del paciente se puedan obtener en mayor cantidad para que duren varios días, o semanas, y evitar así desplazamientos a la farmacia.
  • Buscar alternativas a servicios que recibiera el paciente, como la asistencia a centros de día, a causa del confinamiento, para que se puedan seguir atendiendo las necesidades del enfermo.
  • En el caso de que esté siguiendo un tratamiento médico que precise que se le realicen pruebas o acuda a consulta médica, hay que consultar con el profesional la posibilidad de retrasar dichas pruebas o visitas para minimizar el riesgo de contagio.
Centro de día con una persona con problemas de demencia o alzheimer
  • Se debe prever también la posibilidad de que el cuidador principal enferme –por COVID-19 u otra patología– y tener otra opción para seguir cuidando al paciente. Puede contactar con el trabajador social de la zona en caso necesario.
  • Recordar prácticas higiénicas a la persona con demencia si todavía es capaz de asearse por sí misma para que le resulte más sencillo cumplir con las recomendaciones para prevenir el contagio, como:
    • Colocar notas en el baño u otros lugares de la casa para recordar al paciente que se lave las manos minuciosamente y durante 20 segundos.
    • Tener a mano desinfectante de manos (con al menos un 60% de alcohol) porque puede ser una opción más cómoda y rápida para estas personas.
  • Ahora más que nunca es importante que el cuidador también se cuide, y no solo porque el enfermo depende de él, sino porque la pandemia por coronavirus es una situación peligrosa y muy preocupante que nos afecta a todos, y es necesario reducir en lo posible su impacto emocional. Por ello, intenta dedicar un tiempo para ti todos los días, en el que realizar alguna actividad que te agrade (leer, ver la tele, hacer un poco de ejercicio, manualidades…), y habla con familiares y amigos para no sentirte aislado. Si la ansiedad te puede, recuerda que hay muchos psicólogos que ofrecen terapia online estos días y que te pueden ayudar.

Creado: 21 de abril de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD