PUBLICIDAD

Tercera edad
Incapacitación de una persona mayor
Si un adulto no puede realizar ciertos actos por motivos de salud física o mental, se puede solicitar legalmente su incapacitación parcial o total, y asignar un tutor que vele por sus intereses. Conoce cómo se lleva a cabo.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Qué es la solicitud de incapacitación para personas mayores

Persona mayor incapacitada en la cama

Las personas incapacitadas deben tener una persona que tutele sus acciones.

Las personas de edad avanzada suelen ser las que presentan más motivos para solicitar algún tipo de incapacitación, pudiendo ser ellos mismos, o algún familiar, quien lleve a cabo el procedimiento pertinente. La necesidad de tramitar la solicitud radica en que dicha persona no tiene capacidad para llevar a cabo acciones de importancia legal y jurídica; es decir, no dispone de la capacidad de obrar. Sin embargo, el hecho de que a un individuo se le reconozca esta incapacidad, no significa que pierda sus derechos como ciudadano y, por tanto, dispone de capacidad jurídica, pero necesita que otra persona tutele sus acciones.

Tipos de incapacitación en la tercera edad

Debido a que no todas las personas se encuentran en la misma situación ni tienen las mismas necesidades, se diferencian dos tipos de incapacitación dependiendo de las dificultades que se tengan para obrar:

  • Incapacitación total: es la que se conoce como tutelada, y se produce cuando una persona no puede realizar ningún acto por sus propios medios, ya sea legal, jurídico, o de otro tipo. Ante esta situación necesitan a otra persona que obre por ellos, que puede ser una persona física o jurídica, denominada tutor. Durante el procedimiento de la incapacitación se puede asignar un tutor provisional hasta que se establezca el definitivo.
  • Incapacitación parcial: conocida como curatela; se reconoce a las personas que presentan incapacidad para realizar algunas acciones de su vida, pero no todas. En estos casos, una tercera persona, física o jurídica, llamada curador, es la que se encarga de cubrir esas necesidades y ser responsable de ciertas acciones que se le asignan. En el marco de este tipo de incapacidad es habitual la figura de administrador patrimonial, quien se encarga de los bienes de la persona parcialmente incapacitada, pero no decide sobre ningún otro aspecto de su vida.

Actualizado: 6 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD