PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición y fibrosis quística
La prevalencia de desnutrición es relativamente alta en los afectados por fibrosis quística. Te contamos cómo combatirla mediante menús energéticos y consejos expertos para modificar tu dieta.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Tratamiento nutricional de la fibrosis quística

Como regla inicial, en el tratamiento nutricional de la fibrosis quística no existen alimentos desaconsejados ni restricciones dietéticas. En principio, viene a ser todo lo contrario. El paciente puede comer de todo y, básicamente la regla a tener en cuenta es, cuantas más calorías contenga, mejor.

En general, es adecuado seguir los principios de la dieta saludable marcados por la pirámide de la alimentación saludable y los diferentes consensos y recomendaciones generales.

Es decir, existen alimentos de consumo diario:

  • Grupo de cereales: pan, pasta, arroz, maíz, patata, cereales de desayuno, etcétera.
  • Grupo de verduras: hortalizas y frutas, junto con el aceite de oliva virgen.
  • Grupo de lácteos: leche, yogur, queso…

También hay alimentos de consumo semanal:

  • Grupo de carne magra, pescado blanco y azul, huevos, frutos secos y legumbres.

Y grupos de consumo ocasional:

  • Grupo de carnes grasas, alimentos grasos, alimentos dulces.

En el caso concreto de la fibrosis quística, algunos de los alimentos de consumo ocasional se introducen con cierta frecuencia en la dieta como suplementación. En concreto, los alimentos azucarados y grasos, por su alto rendimiento calórico, es decir, aportan muchas calorías en pequeñas cantidades. Algunos ejemplos: añadir a los platos, salsas o bocadillos aceite de oliva virgen, queso, quesitos, mantequilla, margarina, nata, huevo, azúcar, mermelada, miel, chocolate, patata, frutos secos, chorizo, panceta, morcilla, etcétera.

También es importante evitar la sensación precoz de saciedad en la dieta, por este motivo, se evitarán alimentos con mucho volumen y pocas calorías, especialmente en fases agudas del proceso o cuando la falta de apetito se presente de manera más acusada.

Además, es aconsejable intentar tomar los líquidos fuera de las comidas por el mismo motivo; para evitar la distensión de las paredes del estómago produciendo falta de apetito.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD