PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Dieta para la gota
Si padeces ataques de gota con frecuencia te contamos cómo modificar tu dieta, reducir al máximo el aporte de purinas y otras pautas alimentarias que debes tener en cuenta para controlar tu hiperuricemia.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Por qué se produce la gota

Dieta y gota

Los alimentos que propician el ácido úrico son un peligro para los pacientes de gota.

La gota es uno de los trastornos metabólicos más comunes, y una de las principales causas de artritis. Se produce por el aumento de ácido úrico en sangre (hiperuricemia), que no suele presentar sintomatología pese a que puede llegar a depositarse principalmente en las articulaciones, dando entonces lugar a inflamaciones realmente dolorosas que pueden ir acompañadas de fiebre. Para evitar los ataques de gota, o al menos hacer que el daño a las articulaciones se ralentice, se puede recurrir a determinados alimentos como un método para reducir los elevados niveles de ácido úrico en el organismo.

En este sentido, en una dieta para personas con gota debe vigilarse el sobrepeso y mantenerse siempre bien hidratados, y no pueden faltar los hidratos de carbono complejos, que se pueden encontrar en verduras, frutas y cereales integrales. También se debe tener cuidado con las grasas saturadas, especialmente presentes en las carnes rojas, y con las proteínas, que se deben restringir a unos 113 o 170 gramos diarios. Otra buena manera de disminuir el ácido úrico en sangre es tomando alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos. Conocer los alimentos ricos en purinas que deben evitarse y cuáles o qué cantidades están permitidas es otra manera de controlar la dieta sin caer en restricciones innecesarias. 
 
En cuanto a las articulaciones más afectadas suelen ser las de las manos, pies, rodillas y tobillos. Muchas veces el paciente piensa que se ha curado, cuando no es así, produciéndose recaídas que si no son tratadas pueden dar lugar a episodios cada vez más largos donde se producen deformidades de las articulaciones y aparición de tofos gotosos o depósitos de ácido úrico en las articulaciones.

Causas de la subida del ácido úrico

Las causas de la hiperuricemia no son del todo conocidas. Se cree que puede haber un componente genético, siendo más común en varones, mujeres postmenopáusicas y personas que abusan del alcohol. La gota se produce por una alteración en el metabolismo de unas nucleoproteínas llamadas purinas, que al metabolizarse dan lugar a ácido úrico. Esto puede deberse a que los procesos de eliminación estén alterados o a que haya un exceso de producción, siendo esta última la causa más común.

El Dr. Enrique Calvo, reumatólogo del Hospital Universitario HM Sanchinarro ha expuesto que también es muy común encontrar una asociación directa entre la gota y las enfermedades cardiovasculares, entre las que se encuentran la angina de pecho o el infarto de miocardio.

Actualizado: 22 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD