PUBLICIDAD

Embarazo
Posturas para dar a luz
Aunque las verticales tienen muchos beneficios, no hay una postura ideal para dar a luz. Conoce todas las opciones para tener la libertad de adoptar la que mejor se adapte a tus necesidades en cada fase del parto.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Parto en el agua: ventajas e inconvenientes

Parir en el agua es otra de las opciones que tiene la mujer a la hora de dar a luz, pudiendo salir y entrar del agua cuando lo desee. Es habitual que se utilice sólo para el período de dilatación (dilatación hidroasistida). Conocida desde los años 70, y puesta de moda en los 80, en las últimas décadas son muchas las voces que han abierto el debate sobre sus pros y sus contras. Sus partidarios se apoyan en la disminución de la sensación de dolor que aporta el agua al favorecer una mayor dilatación y permitir una mayor facilidad a la hora de moverse y escoger la postura que se prefiera. No obstante, la realidad ha demostrado en ocasiones que puede ser peligroso si no lleva a cabo correctamente.

Este tipo de parto, que no deja de ser un parto natural, se puede hacer tanto en casa como en un centro médico, pero evidentemente requiere de unas instalaciones adecuadas: lo mínimo es una bañera, aunque se puede optar por otro tipo de piletas más grandes para mayor comodidad o para que también se pueda introducir la pareja de la parturienta.

Además, tiene ciertas peculiaridades, como una determinada temperatura del agua (37oC) a mantener durante todo el proceso, que la mujer no llegue a estar muy sumergida (lo recomendable es hasta el pecho), y que no permanezca un tiempo muy prolongado para que no se relaje o se canse demasiado. También pueden ser necesarios controles bacteriológicos del agua. Y por supuesto, para que todo vaya bien, deben realizarse igualmente monitorizaciones del feto.

Ventajas del parto en el agua:

  • Favorece la relajación muscular y disminuye el dolor.
  • Proporciona mayor facilidad de movimientos, debido a la flotabilidad.
  • La duración del parto se suele acortar.
  • La tasa de episiotomías es baja.
  • Hay estudios que señalan que para el bebé también es positivo, porque la transición del útero materno al exterior es  mejor en el medio acuático.

Inconvenientes de parir en el agua:

  • Las contracciones pueden ser menos intensas y frecuentes.
  • El parto se puede complicar y por eso debe estar siempre controlado por profesionales médicos y se ha de contar con la posibilidad de tener que acudir urgentemente a un hospital.
  • Se puede producir abundante sangrado.
  • Hay un mínimo riesgo de infección para el bebé.

Actualizado: 21 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Semana a Semana
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD