Posturas para dar a luz
Aunque las verticales tienen muchos beneficios, no hay una postura ideal para dar a luz. Conoce todas las opciones para tener la libertad de adoptar la que mejor se adapte a tus necesidades en cada fase del parto.

Posturas para parir: en horizontal, a cuatro patas o de lado

Actualizado: 9 de septiembre de 2021

Siguiendo con las distintas opciones de posturas que puedes escoger durante el proceso de parto para dar a luz, analizamos las ventajas e inconvenientes de hacerlo de lado, a cuatro patas o en posición horizontal:

  • Posturas para parir en horizontal

    Postura para parir en posición horizontal

    Es la postura clásica para dar a luz, también denominada posición ginecológica, decúbito supino o litotomía (la mujer está tumbada boca arriba y con las piernas flexionadas sobre los estribos).

    Ventajas:

    • Es la postura más segura, porque presenta menos riesgos de hemorragias.
    •  Es la mejor elección para los partos instrumentales.
    • Cuanto más se flexionan las piernas más aumenta el diámetro de la pelvis, con el consiguiente beneficio para la salida del feto.

    Inconvenientes

    • La parturienta debe empujar para que el bebé atraviese el canal de parto, en contra de la gravedad (en un plano ascendente en lugar de descendente).
    • El peso del útero comprime hacia abajo y la salida pélvica se estrecha. 
    • Le llega menos oxígeno al bebé y existe mayor riesgo de sufrimiento fetal.
    • Las contracciones son menos intensas y efectivas.
    • Hay más posibilidades de desgarro porque aumenta la presión en la zona del perineo.
    • En general es una postura bastante pasiva, que no permite libertad de movimientos ni participación en el parto, y lo alarga. Está más bien concebida para la comodidad de la intervención médica (de ahí la denominación ‘ginecológica’).
    • A pesar de estar tumbada, es una posición incómoda que produce más tensión y dolor y la mujer acaba más cansada. 
  • Posturas para parir a cuatro patas

    Postura para parir a cuatro patas

    También llamada cuadrupedia o postura manos y rodillas. La mujer se coloca a gatas, usando unos cojines u otro tipo de apoyo debajo, para estar más cómoda. Se aconseja colocar las piernas y los pies más abiertos que las rodillas, para un mejor soporte.

    Ventajas:

    • Facilita la apertura de la pelvis y el descenso del feto.
    • Ayuda a la relajación de las articulaciones sacroilíacas, por lo que la mujer presenta un menor dolor lumbar.
    • Hay una mayor elasticidad perineal y la propia gravedad aleja la presión de esta zona. Por tanto, hay menos posibilidad de traumatismos.
    • Puede favorecer la colocación del feto cuando ofrece una presentación posterior (la cabeza del bebé mira hacia la espalda de la madre, en vez de hacia el pubis materno).  

    Inconvenientes

    • Al parecer no es una postura muy bien vista por parte de la mujer, ya sea por un cierto rechazo cultural o social. 
    • El profesional médico que atiende el parto debe tener experiencia con esta posición, ya que es difícil oír el latido cardíaco fetal. 
  • Posturas para parir de lado

    Postura para parir de lado (SIMS)

    Esta postura, también llamada en decúbito lateral izquierdo o SIMS, consiste en tumbarse sobre el lado izquierdo, con la rodilla y el muslo derecho flexionados y levantados (también se puede alzar la pierna y dejarla suspendida de una cinta de tela, por ejemplo). La mujer va variando el grado de flexión de la cadera contraria al lado de apoyo.

    Ventajas

    • Es muy buena para el periné porque permite un mejor control de la cabeza del feto durante el nacimiento y una mayor relajación de la musculatura de la zona. Es la que presenta mayor tasa de perinés intactos.
    • Favorece el trabajo del útero, que se contrae con mayor intensidad y menor frecuencia que tumbada boca arriba.
    •  Previene el síndrome de compresión de la vena cava.
    • Las contracciones son más intensas y eficaces.
    • Es una postura fácil de adoptar y cómoda para la mujer.
    • Los profesionales obstétricos tienen un buen acceso al periné materno.
    • Es la mejor opción si la parturienta tiene contracciones fuertes y necesita descansar.   

    Inconvenientes:

    • Esta postura no presenta ningún inconveniente destacado. 

Creado: 20 de junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD