PUBLICIDAD

Tipos de parto
Ha llegado el día esperado: tu bebé está listo para asomarse al mundo exterior. Pero antes queda una última etapa, el parto, y no todos se presentan de la misma forma. Conoce las distintas maneras de traer un niño al mundo.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

El parto natural

Actualizado: 26 de septiembre de 2019

Un parto natural vaginal es aquel en el que, salvo complicaciones, no se utiliza ningún tipo de fármaco y se permite a la mujer decidir en qué posición quiere dar a luz.

Numerosos estudios avalan que la postura vertical de la madre favorece el parto, mientras que la horizontal la entorpece. En posición vertical se acorta y amplía el canal del parto, y la fuerza de la gravedad facilita el descenso del bebé. En cualquier caso, si la mujer puede decidir la postura en que quiere dar a luz, elegirá aquella que le dicte el instinto y le resulte más cómoda.

En España no está muy extendida esta práctica y hay pocas clínicas donde se realicen partos naturales. Pero si te interesa, el Colegio Oficial de Enfermería y Matronas proporciona información sobre el parto natural y los centros donde se practica.

Una modalidad de parto natural es el que tiene lugar en el agua:

Parto en el agua

Mujer pariendo dentro del agua

El médico francés Michel Odent fue el pionero en este tipo de parto. En 1970, comenzó a introducir a las parturientas en una bañera con agua caliente y descubrió que resultaba beneficioso, porque disminuía el dolor y favorecía la dilatación cervical. A principios de los 80, esta práctica empezó a ponerse de moda en Estados Unidos como opción alternativa para dar a luz.

La principal ventaja que ofrece es que el agua favorece la dilatación y la madre puede adoptar posturas más naturales que la ayudan a relajarse y reducir la percepción del dolor. La temperatura del agua (37º) también beneficia al bebé porque es muy similar a la del líquido amniótico, por lo que no necesita adaptarse al cambio brusco que supone la temperatura del quirófano.

Estos son algunos de los beneficios del parto en el agua:

  • Parto natural sin medicamentos.
  • Disminuye el uso de procedimientos invasivos.
  • El parto se produce en un ambiente íntimo y tranquilo, con mínimas interferencias del personal sanitario.
  • El padre participa activamente en el trabajo de parto.
  • El agua caliente relaja la musculatura de la madre y facilita la producción de endorfinas (neurotransmisores producidos por la glándula pituitaria que contribuyen a reducir la percepción del dolor).
  • El niño sufre menos estrés porque sale a un medio muy parecido, con una temperatura similar a la que tenía en el útero materno.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD