PUBLICIDAD

Tercera edad
Marcapasos: necesidades y cuidados
Conseguir que los latidos del corazón sigan el ritmo adecuado es el objetivo de la implantación de un marcapasos. Tomando algunas precauciones, el paciente podrá recuperar una vida prácticamente normal.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Qué es un marcapasos

Marcapasos

Los marcapasos artificiales son pequeños dispositivos que suelen medir menos de 5 centímentros.

Allá por 1958, el cirujano sueco Ake Senning realizó en el Instituto Karolinska –situado a las afueras de Estocolmo–, la primera implantación de un marcapasos interno en un ser humano. Sin embargo, los primeros pasos que dieron lugar al desarrollo de este dispositivo tan empleado en medicina comenzaron a finales del siglo XIX, y los investigadores todavía siguen trabajando para perfeccionar, día a día, su funcionalidad.

¿Qué es un marcapasos?

Un marcapasos es un pequeño aparato que, gracias a una serie de impulsos eléctricos, ayuda al corazón a mantener un ritmo de latidos constante y adecuado. Gracias a ello, el paciente portador de uno de estos dispositivos puede recuperar su vida prácticamente al mismo nivel que antes de ser detectada su dolencia cardiaca.

Este pequeño dispositivo electrónico cuenta con un generador de impulsos eléctricos y uno o dos cables con sus correspondientes electrodos. Dentro del generador hay un chip que es el encargado de percibir el ritmo de los latidos y enviar impulsos artificiales, si es necesario, para mantener el ritmo cardíaco normal.

Tipos de marcapasos

Los marcapasos son de dos tipos: permanentes o temporales. Los primeros se implantan debajo de la piel del paciente, mientras que los segundos pueden implantarse, a su vez, de dos formas distintas: bien colocando los electrodos en una vena central hasta contactar con el endocardio, o bien situando los electrodos sobre la piel del paciente (uno en el tórax y el otro en la espalda).

En ambos casos, tras la implantación del marcapasos, el paciente recibirá una tarjeta que le identifique como portador de uno de estos dispositivos, y que siempre deberá llevar consigo. Esta tarjeta contiene información técnica del marcapasos, su modelo, su modo de funcionamiento y las fechas de revisión técnica del mismo; habitualmente, el único cambio que habrá que hacer en el marcapasos es sustituir la batería, una operación que se realizará bajo anestesia local, y normalmente con una periodicidad que oscila entre seis y diez años, dependiendo del uso que se le esté dando al generador eléctrico.

Actualizado: 3 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dra. Victoria Martínez Morón

Responsable de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios.

Dra. Victoria Martínez Morón

Experta en rejuvenecimiento vaginal de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios
“El rejuvenecimiento vaginal mejora la hidratación, la elasticidad y la textura de los tejidos vulvovaginales, lo que se traduce en una mejoría de la sequedad vaginal, disminución de picor e irritación, y aumento de lubricación vaginal y disminución de molestias durante el coito”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50%
de los hijos mantiene un contacto frecuente con sus padres mayores de 65 años
'Fuente: 'Atenzia’'