PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Feng shui, la energía que nos rodea
El Feng Shui es una antigua técnica china que busca el equilibrio de la energía vital a través de la distribución y la orientación de los espacios. Aquí tienes las claves para decorar tu casa y tu oficina con armonía.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

En qué consiste el Feng Shui

Elementos empleados en el Feng Shui

En la filosofía del Feng Shui los espacios en los que vivimos y trabajamos deben ser armónicos.

Según el feng shui, la distribución y la orientación de los espacios con los que a diario interactuamos –como son, por ejemplo, nuestra casa o el lugar de trabajo– influyen directamente sobre nuestra energía vital, modificándola.

Dos elementos principales dentro de esta práctica son el yin y el yang, los opuestos complementarios que forman parte de nuestra energía vital. Esto se debe a que a la hora de poner en práctica esta técnica, lo primero que debemos tener en cuenta es si la vamos a aplicar en una construcción de dominio yin o yang.

En el primero de los casos –dominio yin– hace referencia a los museos, monumentos o espacios que, por lo general, no están asociados a la vida cotidiana y con los que interactuamos de forma puntual.

Por el contrario, el segundo –dominio yang– está relacionado con la vivienda, el lugar de trabajo y, en definitiva, todos aquellos lugares en los que pasamos gran parte de nuestro tiempo, sea por la razón que sea (trabajo, ocio, relax, etcétera).

Otro aspecto importante a la hora de lograr que los espacios sean armónicos son los estudios previos en los que se analizan aspectos tales como la ubicación de la casa u oficina, esto es, si se encuentra en un entorno natural o urbano, su orientación (Norte, Sur…) o si, por ejemplo, en sus proximidades hay montañas o ríos.

Durante este estudio también se valoran otros factores como son la ubicación de las ventanas, los materiales con los que está edificado el lugar así como los de los muebles, el grado de iluminación de cada estancia, si hay plantas y animales, o los colores de las paredes.

Además de todo ello, se tendrá en cuenta la fecha de nacimiento de quienes allí residan o trabajen. Esto se debe a que en función de nuestro sexo y del día, mes y año en el que hayamos nacido, nos corresponderá un kua o número del 1 al 9, sin contar el 5 –si eres mujer y tu número kua es el 5, se sustituye por el 8; en el caso de los hombres, por el 2–. En el siguiente punto te explicamos cómo calcularlo.

Actualizado: 17 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD