PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Técnica Alexander
La técnica Alexander te enseña a utilizar tu cuerpo de forma eficaz, eliminando las posturas y los movimientos corporales incorrectos para mejorar la coordinación, aliviar dolores, y prevenir lesiones. Aprende cómo realizarla.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Qué es la técnica Alexander

Fisioterapeuta impartiendo la técnica Alexander

Este método se basa en mejorar la consciencia sobre el propio cuerpo para reducir la tensión.

Es posible que día a día estemos forzando nuestro cuerpo por culpa de malos hábitos posturales, adquiridos en ocasiones durante la infancia a través de la imitación –como dejarse caer en una silla en vez de sentarse–, o forzando los músculos y articulaciones para evitar tensiones y dolores. Así, lo que empieza siendo algo puntual puede acabar totalmente interiorizado, limitando la salud física y mental.

Por este motivo, es muy importante analizar y entender qué posturas o movimientos son innecesarios o lesivos para lograr inhibirlos y reeducarlos, y ese es el objetivo de la técnica Alexander, una terapia que ayuda a la reeducación postural para aprender a responder a los estímulos de una manera que no sea perjudicial para el cuerpo, que ayude a reducir tensiones y dolores, y que permita mejorar la coordinación, la flexibilidad y el equilibrio.

Este método se basa en mejorar la consciencia sobre el propio cuerpo para reducir la tensión, tanto física como mental. Y esta parte es precisamente la mayor dificultad a la que se enfrenta un educador en la técnica Alexander, ya que interiorizar que algo se está haciendo incorrectamente cuando quizá la sensación del cuerpo puede ser positiva porque se lleva haciendo así toda la vida, resulta complicado. Por ejemplo, hay personas que andan forzando la postura, aunque no lo aprecian porque no sienten ningún dolor o molestia, o al menos no lo relacionan con ese hábito incorrecto.

La relación de la técnica Alexander con las artes escénicas

El australiano Frederick Matthias Alexander es el creador de esta técnica, que bautizó con su apellido, y que tiene una curiosa historia en su nacimiento. Viniendo del campo de las artes escénicas se quedó sin voz mientras recitaba obras de teatro en directo. Al no encontrar soluciones en la medicina convencional, entendió que era un problema suyo que sólo se producía entre bambalinas, y no en su día a día.

Reducir la tension muscular
La técnica Alexander se fundamenta en la mejora del cuerpo para poder reducir la tensión muscular y mental.

Decidió observarse e investigar qué pasaba en su cuerpo cuando perdía la voz y así se dio cuenta de lo importante que es la relación entre la cabeza, el cuello y la espalda, lo que denominó como control primario. Posteriormente descubrió que la parte más compleja de la reeducación es la inhibición, el poder dejar de hacer aquello que estaba totalmente instaurado en el cerebro. Paulatinamente fue ganando consciencia sobre su propio cuerpo hasta poder volver al teatro tras haber modificado los patrones que le dejaban sin voz, y a partir de ahí desarrolló su método y en 1931 creó su primera escuela en Londres.

Actualizado: 11 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD